Google-play App-store
Monterrey N.L.

Haz las paces

San lunes y sin puente, así que a empezar la semana con mucha alegría, con entusiasmo, con energía, con fe, con propósitos de ser mejores, y que tal si empezamos a perdonar o ayudamos a alguien a que perdone? Vamos a derretir el hielo de algún corazón amigo o quizá el propio, hoy les comparto el siguiente texto que espero nos ayude a ser cada día más felices!

Hay una fuerza dentro de nosotros que desea destruir todo lo que es bueno en nuestras vidas. En especial le gusta filtrarse en nuestras relaciones y causar estragos, porque sabe que es ahí donde radica el mayor potencial para nuestra felicidad.

Hoy, encuentra una relación en donde haya discordia y haz lo que puedas para hacer las paces.

Yehuda Berg

Cuando eramos niños mi hermano y yo teníamos muchos libros, uno de ellos --y por cierto uno de mis favoritos-- era "La Reina de las Nieves" una historia ilustrada del cuento de Hans Christian Andersen.

En esta historia se narra sobre un par de niños que crecían como amigos en armonía y felicidad hasta que un día un fragmento del tamaño de una arena de un espejo encantado que había creado un duende malvado, entró en el corazón del pequeño.

A partir de ese día, todo lo que veía aparecía distorsionado y horrible, se llenó de juicios y su aprecio por todo desapareció. Los juegos, las mariposas, las flores que antes le parecieran hermosas, se vieron ante sus ojos, marchitas y sin Luz. 

La historia cuenta de como La Reina de las Nieves al ver a este niño de corazón frío como la roca se lo llevó a su palacio de Hielo, muy al norte, lejos lejos de su amiguita.


Así mismo la historia narra todas la peripecias y problemas que debe enfrentar la pequeña para volver a encontrar a su amigo.

Lo halló casi negro del congelamiento, pero el no lo notaba, estaba completamente ensimismado en la creación perfecta de sus ideas frías. 

Al verlo su amiga lloró con tal compasión, que logró con las tibias lágrimas derretir el hielo de su corazón, tanto así, que el empezó a llorar y llorar también hasta que el fragmento del cristal que habitaba en el salió.

Los dos amigos se encontraron y volvieron a ser felices más felices aún que antes.

Esta historia me gusta mucho porque alguna vez he llegado a encontrar gente con el corazón helado y el cristal embrujado en los ojos. Yo misma ayer recordé un día que se me hizo una especie de hueco a nivel del plexo solar. Como una herida por la que perdía energía. Pude apenas cerrarla con mi intención pero algo dentro de mi parecía haber cambiado. Algo estaba molesto no solo eso, enojado y sin perdón en el corazón. Como si la Reina de las Nieves me hubiera llevado a su castillo.

Pero encontraré el camino de regreso. La tibia conciencia derretirá el hielo de ese dolor.

Si tienes algún cristal de aquel espejo en tu corazón, expúlsalo. Ayudate con las herramientas, reza, pide ayuda a la Luz. No dejes que ese congelamiento haga presa de ti.

No hay nada que la Luz no pueda ¡Es más grande que cualquier Reina de las Nieves!

COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/columna/del-dicho-al-hecho-por-la-valentina/haz-las-paces
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo