Google-play App-store
Monterrey N.L.

La política en rosa y el color de la equidad

La Valentina


¿Por qué la violencia contra los hombres no es violencia de género?

Hace unos días leí que Annia Gómez Cárdenas era ratificada como secretaria de Promoción Política de la Mujer (PPM) del Comité Directivo Estatal del PAN, quien se desempeñaba en el cargo desde noviembre de 2014.

Y por curiosidad me di un paseo por Internet para conocer más sobre el proyecto PPM del Partido Acción Nacional, era la desilusión esperada, con los típicos clichés alusivos a los temas de la mujer dentro de un partido político.

Y es que desde que le tema de la “equidad de género” se volvió parte de la agenda de gobierno y de las plataformas de los partidos políticos, se ha dedicado a encasillarse a un absurdo protocolo, hoy en día hablar de la mujer es pintar las cosas color rosa, es colocar luces rosadas en los edificios para concientizar sobre el cáncer de mamá, es caer en el estéril discurso de la eliminación del lenguaje y publicidad sexista y no puedo evitar preguntarme ¿En qué momento nos perdimos?

Lo cierto es que desde hace años en el estado, nadie abandera el tema de la equidad, y el único esfuerzo que cabe mencionar es el de la ex legisladora María Elena Chapa que logró colar algunas reformas interesantes, más no de peso, y nunca con los dientes necesarios para que realmente se aplicaran, pero al menos fue la última vez que la Comisión de Equidad en el Congreso del Estado trabajó algún tema y no se convirtió en lo que es ahora, el espacio para la eventitis rosa en el Congreso del Estado.

Pero vaya que el problema no es propio de nosotros sino que es global y está en las más altas esferas, hace apenas unos días la Real Academia Española rechazó el uso de “todos y todas” a causa de un latiguillo lingüístico en América latina, ya que un artículo de la Constitución de Venezuela habla de "venezolanos y venezolanas", y la Presidenta misma, Cristina Kirchner comienza siempre sus discursos dirigiéndose "a todos y a todas", algo así como el “chiquillos y chiquillas” del ex Presidente de México, Vicente Fox.

Dedicar así recursos económicos, humanos y materiales en pro de la mujer, seguirá contribuyendo a hablar de un entorno desigual, ya que lo mejor sería que pugnaran por la equidad.

Habrá que ver que hace con este tema el nuevo Gobierno independiente, aunque con cierto desencanto constatamos la evidente falta de planeación, y vislumbramos que solo se dedicarán a renovar cabezas en lugar de realizar un diagnóstico y reorganización institucional; es decir, imaginamos que solo nombrarán una nueva Presidenta del Instituto Estatal de la Mujer, en lugar de convertirlo en un espacio para la equidad, ¿Quién dice que los hombres no podrían estar interesados en temas de equidad de género? ¿Por qué hasta abanderarlos parece ser un asunto de una mujer que encima vista de rosa?

Quizá también sea importante dar un vuelco a la forma de hacer el trabajo en este tema, que no va más allá de cursos de capacitación, talleres motivacionales y de superación personal y actividades para concientizar sobre la violencia.

Y no me confundan, me preocupan los temas de las mujeres, pero creo que quizá a la mujer le mortifica más que hay trasporte público que tiene un costo de casi 20 pesos y que como administradora del hogar por excelencia, tiene que alcanzar con un salario mínimo para pasajes de los hijos que estudian y del matrimonio que trabaja. Y estos son temas de todos, y que no están pintados de rosa, son asuntos del ciudadano, del que estudia, del que trabaja, del que es parte de una familia, no de género, no de colores.

Por ahora yo me pregunto, entonces, ¿Cuál será el color de la equidad?



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/columna/del-dicho-al-hecho-por-la-valentina/la-politica-en-rosa-y-el-color-de-la-equidad
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo