Google-play App-store
Monterrey N.L.

TAMBORES DE GUERRA

El chiste comienza con Obama recibiendo un premio Nobel de la Paz. A partir de ahí que, digamos, fue un tanto absurdo más que cómico, la cosa pierde gradualmente la gracia, si es que alguna vez la tuvo. Llegamos al día de hoy, una realidad que aporrea tambores de guerra, con el mismo presidente armado con explicaciones acerca de por donde se pasa el premio ese, un lugar de su anatomía muy soez como para que se escriba en esta columna. Digo. 

El ridículo internacional se viste de camuflaje, el hervidero Sirio se transforma con cada noticia en un drama confuso, atrapada la población civil en opacas líneas de odio, fuego cruzado entre un dictador de mercadillo y una facción rebelde descubierta como un atajo de iluminados. Uno embriagado de poder, otros espoleados con fantasías mesiánicas muy alejadas de las aspiraciones prometidas por el espíritu del cambio. 

Al final, en lugar de esa ilusión de la primavera árabe, tenemos las pesadillas de Egipto y Siria. Bastante oscuras por sí mismas, se aderezan ahora con la belicosa intención de los Estados Unidos de América por un ataque en la zona, otra vez más con excusas peregrinas y pruebas dudosas. 

La historia se repite, pero esta vez el beligerante líder mundial tiene un premio Nobel. De la paz. Recuerden.

Que hablen las ametralladoras en lugar de las personas, que se derrame la sangre de inocentes. Lo veremos en las noticias de las 9. O, quizá, miremos hacia otro lado. 


Santiago Negro  Twitter: @SantiagoNeg



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/columna/el-hemisferio-izquierdo/tambores-de-guerra
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo