Google-play App-store
Monterrey N.L.

Mise-en-scène: La comida y el cine

Por: Andrés Lojero

 

“Deja el arma, toma el cannoli” dijo Richard S. Castellano en el papel de Peter Clemenza en El Padrino, es aquí como vemos uno de los roles que puede jugar la comida en la industria del cine. Este elemento ha representado todo tipo de papeles, desde una simple línea en el guión o tópico de una escena, hasta ser actor de reparto o la trama en sí. Estas son aquellas películas que nos hacen salivar tanto como la campana a los perros de Pavlov.

 

Supongo que desde que leyeron el título se preguntan que es el “mise-en-scène”, y no es nada más que lo que en español conocemos como puesta en escena, o sea todo lo que aparece ante la cámara al momento de filmar una película o montar una obra de teatro, esto incluye desde la iluminación hasta los actores y todo lo que va en medio, como la comida.

 

Al día de hoy han sido pocas las películas o series que han hecho de los alimentos parte de la cultura popular, de cuando de bebidas se trata Sex & The City probablemente sea el mejor ejemplo de ello, en donde Carrie Bradshaw popularizo e hizo del cosmopolitan la bebida de la mujer moderna. Otra bebida celebrada en la pantalla grande es la contraparte masculina de la anterior, el martini seco, bebida predilecta de James Bond, el cual nos enseño a pedirlo “agitado, no revuelto”, siendo esta una de las líneas más memorables de la saga. Por último tenemos la razón por la cual escribí este artículo, la deliciosa Martin and Lewis $5 shake, malteada que ordena Mia Wallace antes de la clásica escena del baile con Vincent Vega al ritmo de Chuck Berry.

 

Como ya lo había mencionado, hay algunas películas en las cuáles la comida juega un papel más importante, el protagónico, estas películas nos presentan las formas, colores, técnicas y sensaciones que  componen a estas dos cocinas tan importantes. Algunos ejemplos de ellos son Tortilla Soup y Como Agua Para Chocolate, cintas que giran al rededor de la cocina tradicional mexicana en distintas épocas, y nos muestran la relación que los latinos tenemos con ella. Por otro lado tenemos la cocina francesa, en películas como Julie & Julia y Ratatouille, en donde pasamos por la cocina profesional para llegar hacia nuestro destino, que es el platillo principal o lo que los franceses llamarían “plat de résistance”, como el boeuf bourguinon de Julia Child o el confit byaldi del ratóncillo Rémy.

 

También nos encontramos con aquellos platillos que quedarán por siempre marcados en nuestra mente, ya que probablemente son parte de la escenas más memorables de la película, el mejor ejemplo es el romance entre Reina y Golfo en La Dama y el Vagabundo donde el spaghetti bolognese es la pieza central de la escena, díganme ¿quién no ha usado eso como referencia en alguna ocasión? Otro ejemplo es la clásica escena de Beetlejuice, con el cóctel de camarón poseído que succiona la cara de Delia Deetz y sus invitados al final del genial baile al ritmo del Banana Boat Song de Harry Belafonte.  

 

Y como buen final tenemos los postres, que nos han hecho salivar a todos por igual, pero probablemente ninguno como los visuales tan perfectos de la patisserie de Sofia Coppola en Marie Antoinette, con esa increíble combinación de forma y color, que hace que retumben en nuestros oídos aquellas palabras de la Reina ¡Qué coman pastel! En otras ocasiones, tenemos la oportunidad de probar aquellas invenciones de la pantalla grande, como es el caso de la saga Harry Potter y los dulces deHoneydukes, que pueden probar en The Wizardly World of Harry Potter en los Estudios Universales, y sí no, hay varias recetas inspiradas en esta historia. Por último tenemos la cinta (menos famosa) Waitress con Kari Russell, quien nos presenta la selección de tartas con los mejores nombres que han escuchado en sus vidas, como el “Pay odio a mi marido”, de chocolate semi-amargo y caramelo, entre otras.

 

Así que si son de los que disfrutan de estas curiosidades del cine, pueden encontrar cualquier receta en internet, desde el Eat Me cake de Alicia en el País de las Maravillas, hasta la $5 shake de Pulp Fiction. Siempre útiles para eventos especiales, o aquellos que les gusta ocupar su tiempo libre dentro de la cocina. Por lo pronto les dejo aquí la receta del pay, para esos que dicen que el odio deja un mal sabor de boca.

 

 

 

Pay Odio A Mi Marido.

 

Corteza:

1 ½ taza de harina.

½ taza de maicena.

6 cdas de azúcar.

5 cdas de margarina.

4 yemas de huevo.

 

Relleno:

Crema de chocolate:

1 lata de crema

1 lata de leche condensada

2 tazas de cocoa en polvo

 

Salsa de caramelo:

2 tazas de azúcar.

1 taza de agua.

1 taza de crema para batir.

 

Instrucciones:

1.Corteza: Mezclar todos los ingredientes, una vez listo envolver en film plástico y refrigerar por 30 minutos.2.Crema de chocolate: Llevar a hervor todos los ingredientes, hasta que se espese la mezcla (aprox. 10 min)3.Salsa de caramelo: Mezclar a fuego medio el agua y el azúcar, hasta que el azúcar se disuelva. Agregar la crema y dejar al fuego por 2 min. o hasta que tenga este cremosa.  

 



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/columna/micro-hornito/mise-en-scene-la-comida-y-el-cine
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo