Google-play App-store
Monterrey N.L.

Al baile vamos

Dicen los que saben que al momento de votar, los mexicanos nos dejamos llevar por sentimientos o presentimientos; votaremos según la carga anímica que traigamos o por lo que los medios de comunicación hayan publicado justo el día de la elección o cuatro días antes.

Pocos sin embargo hacemos un análisis serio del candidato a cierto puesto de elección popular; pocas veces tomamos en cuenta cómo se desempeñó en su último puesto, qué solapó, a quién confió los intereses de la ciudad o del Estado, qué hizo.

A ciegas se piensa, por ejemplo, que Margarita Arellanes podría ser una buena candidata del PAN a la gubernatura, pero pocos se detienen a pensar, a analizar, que en más de un año, la ciudad está destrozada, llena de baches, con tránsitos que sólo se dedican a morder pero no a auxiliar, con una pésima vigilancia en la zona que le corresponde cubrir, con un comercio informal galopante y bares donde hay conflictos o asesinatos a diario, en horas no reglamentadas.

Algunos piensan que es buena, a pesar de que en un año lo que ha hecho se podría resumir en: entrega de mochilas, la foto de un día intentando repartir desayunos y los globos gigantescos, en tamaño y precio.

Con la misma ligereza que se apoya a este personaje poco eficiente, se critica a quienes aspiran a continuar con su carrera política o suenan para contender para un puesto de elección importante por parte de otros partidos políticos.

El caso de Federico  Vargas Rodríguez, Secretario de Desarrollo Social, es altamente significativo. Su popularidad ha crecido y eso trae inquietos a muchas y muchos; en todo caso deberían aplaudir que no tiene grupos específicos que pudieran traducirse en presiones a la hora de gobernar, es decir, no trae a cuestas ni a rastras. En verdad, les preocupa que los votantes razonen y vean resultados.

Las críticas de algunos miembros de la Iniciativa Privada son hasta cierto punto explicables. Les preocupa que baile en los actos públicos y que lo apoyen las masas. No es de extrañar, es más bien cuestión de ADN. El empresariado nunca entenderá a los más vulnerables.

En todo caso el tiempo decidirá… al baile vamos.

COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/bazar/al-baile-vamos
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo