Google-play App-store
Monterrey N.L.

Nada nuevo

En una desangelada reunión en un hotel de gran turismo, los regidores de Monterrey priistas dieron a conocer la realidad del informe de la alcaldesa Margarita Arellanes. Nada nuevo, al igual que desde el principio de la administración, el evento fue contestatario.

Apenas  unas 200 personas  que ni siquiera es una muestra representativa de una encuesta, donde se requiere de mucho más, los cuatro ediles dieron su informe y acusaron de todos los males de la gran ciudad regia a la alcaldesa.

Hablaron de la inseguridad y ni siquiera se acordaron que ésta se extiende a toda la entidad; criticaron, según el mal escrito boletín informativo, los constantes viajes de Arellanes y olvidaron  los su jefe el gobernador.

Y vigilados por la lupa de un individuo de militancia  panista que pasaba informes a sus jefes en palacio municipal, afirmaron que ellos si asumen su compromiso con responsabilidad.

Así no opinaron las bases del priismo que estaban ahí; algunos seccionales recordaron que no hay trabajo de base, que desde la campaña no se han manchado los zapatos en las colonias, además de no atender las necesidades, por lo que no han dudado en correr a los brazos de la edil, donde si se les atiende, inclusive, se les apoya con un salario.

Dio realce al evento el líder estatal del PRI, Eduardo Bailey, quien mostró sus dotes de orador, buen discurso, que muestra que avanza en estas lides. El ex alcalde y ex gobernador, el empresario Benjamín Clariond,  Leopoldo Espinosa Benavides y el diputado cetemista Oscar Flores,  arroparon el acto.

Bailey pidió a Arellanes que deje por el momento sus aspiraciones de ser candidata al gobierno estatal por el PAN; que espere los tiempos, que no distraiga a su equipo de trabajo, que atienda las necesidades de la ciudad.

No le auguró un final feliz a la edil en sus aspiraciones eternas de gobernar a los neoloneses y en dónde, pese a todo, mantiene su popularidad, lugar que no gusta tampoco a los altos mandos del panismo, a los ricos, a los de sangre azul y casta dorada.

Un reportero experto dijo que Montiel, el coordinador de los ediles se ganó ya la diputación a lo que, otro compañero le recordó que quizá la candidatura, pues ganar donde ni siquiera conocen a un aspirante, es otra cosa.

Y otros viejos lobos de la política, de esos que van a la cancha, al campo, no a las oficinas aclimatadas, consideraron que el evento tendría mayor relevancia si lo hubieran realizado en los bajos del palacio municipal, ahí en el umbral de la oficina de la presidenta municipal.

Metió sus narices otro cronista, de esos que saben analizar y escribir, “el evento estaría fabuloso, adoc en el PRI de Monterrey, el mismo que permanece cerrado y al que nadie asiste y que ni vida tiene”.

Ni hablar, nada nuevo, lo mismo de siempre en la política; la mayoría imponiéndose y la minoría contestando; no hay ni habrá propuestas, seguramente cambiará la conformación política en Nuevo León.

No lo dude usted, ya dicen que el Estado para el panismo y Monterrey regresa al priismo.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/bazar/nada-nuevo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo