Google-play App-store
Monterrey N.L.

El aguante del Rey

Si por algún capricho de la naturaleza un día te encontraras con que la humanidad ha terminado. Que todas las personas han muerto o desaparecido, y en tu ciudad no queda nadie más que tu. Ningún familiar, amigo o alguien a quien acudir por ayuda o consuelo.

Pasa el tiempo y después del enorme y duro trauma comienzas a reaccionar y asimilar tu situación. Estás a solas en el mundo y decides que quieres sobrevivir. Te levantas para sacudirte el dolor y sufrimiento de perder a todo el mundo.

Las cosas creadas por la humanidad permanecen intactas. No hubo destrucción, no hubo guerras, las personas simplemente murieron o desaparecieron. Así que tienes a tu disposición todas las cosas desarrolladas y modificadas por el ser humano.

Sin embargo, sabes que será necesario tomar medidas importantes, ya que la comida procesada se echará a perder o se terminará y los suministros de agua y corriente eléctrica duraran muy poco tiempo, debido a que han muerto las personas que se encargaban de mantener en funcionamiento las plantas. Así que, ¿decidirás llevar una vida primitiva en la que te alimentes de lo que ofrezcan los arboles y la cacería de animales? ¿Te conformaras con refugiarte bajo uno de los incontables techos y refugios que te heredó la gran ciudad? Por un lado sería sumamente placentero y divertido el solamente preocuparte por vestirte de acuerdo a como lo exijan las estaciones. Siempre teniendo a tu disposición las tiendas de ropa y centros comerciales que permanecen abandonados. Asimismo sería muy fácil procurarte una variedad de armas que te faciliten la cacería de animales. Y, no importaría que dejen de funcionar las plantas tratadoras de agua, pues siempre podrías mudarte cerca de algún río.

Pero, hay algo en el fondo de tu persona que te dice que no estás solo. Que en cada ciudad grande sobrevivieron una o dos personas. Y que tarde o temprano terminarán por concentrarse para recomenzar la humanidad. Para formar una nueva sociedad. Es entonces cuando sientes una tremenda carga sobre tus hombros. Un gran esfuerzo será exigido.

Si decides preservar el avance de la humanidad, ¿Cómo comenzarías con ese interminable trabajo? Por un lado, tendrás que rescatar y proteger las bibliotecas. Concentrar en un solo lugar todos los libros que encuentres. Y después de eso viene lo más difícil: estudiar. Sería importantísimo para la nueva humanidad conservar las cosas buenas de la antigua civilización: Agricultura. Ganadería. Electricidad. Medicina. Etc. Etc. Etc.

Será enorme y colosal el trabajo que tienes por delante! ¿Estarías dispuesto a esforzarte?

Damos por hecho cosas tan simples de la vida como, por ejemplo, una camiseta. Pero, imagina que tienes todas las herramientas y materiales necesarios para elaborarla. ¿Sabrías como hacerla? ¿Y qué tal unos zapatos? ¿Y qué te parecería tener que reactivar todos los sistemas de electrónica e ingeniería? Bueno, pues tu trabajo irá mucho más allá de eso.  Pero la buena noticia sería que no tendrías que empezar de cero. Pues mujeres y hombres del pasado dedicaron sus vidas al estudio de diversos campos del conocimiento humano y te han legado su sabiduría. Esa sabiduría que tendrás que rescatar en forma de libros. La palabra impresa.

:::::::::::::::::::::::::::::::::.

Esta interesante idea me fue inspirada por la gran novela The Stand, de Stephen King. Realmente una de las mejores obras del prolífico maestro del horror. Muy recomendable para los lectores hard-core, pues la novela es bastante larga. Si te gusta el trabajo de King y aún no la has leído, te estás perdiendo de las mejores obras del autor. Existe una mini-serie basada en la novela, la cual no recuerdo muy bien debido a que la vi hace ya algunos años, pero debido a lo extenso de la historia muchas cosas esenciales quedaron fuera de la mini-serie. Asimismo existe una novela grafica elaborada por Marvel Comics, que en lo personal no he leído, pero sería una buena opción para aquellos que se intimidan con los libros grandes.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/catarsis-esquiva/el-aguante-del-rey
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo