Google-play App-store
Monterrey N.L.

El calabozo de Mos Muneris

El calabozo de Mos Muneris.

Y el prisionero de Atención al Cliente



El prisionero se encontraba en un lóbrego recinto, donde la densa oscuridad impedía ver el techo o las paredes. La única iluminación era un débil resplandor que salía de un monitor de computadora, y sus endebles esfuerzos por alumbrar no iban más allá de la cara y el pecho de Edmundo, el recluso, quien desfallecidamente cumplía con su condena.


La primeria impresión que tendría un visitante que osara entrar a la celda de Edmundo, sería que el confinamiento del reo lo habría llevado a la locura. Ya que en la oscura mazmorra parecía el preso dialogar consigo mismo, alternando febrilmente entre una amabilidad fingida y unos insultos cargados de desprecio. Pero un observador más atento se percataría de que los cambios en la entonación de Edmundo, correspondían con la frecuencia en que presionaba un botón con la etiqueta de mudo en un aparato telefónico.


Si el visitante se acercara un poco más, vería que el convicto se encontraba sentado enfrente del teclado. Su mirada se paseaba por los límites de la pantalla, pero no podía salirse de ella, ya que sí lo hacía corría el riesgo de recibir un fuerte castigo por parte de sus carceleros, quienes constantemente espiaban sus acciones. Y además, su movilidad estaba restringida con una diadema telefónica que le impedía levantarse de su silla, y lo mantenía anclado en su asiento.


El teclado de la computadora tenía profundas quemaduras de cigarro, las manchas amarillentas y oscuras parecían feas heridas sobre piel humana. La ceniza se acumulaba entre las teclas, y en algunas ocasiones se desbordaba al escritorio. Cerca del mouse, el cenicero rebosaba de cenizas, colillas de cigarro y empaques de aspirina.


Nadie sabe cuándo ha empezado, y cuándo terminará la condena de Edmundo.

Casi siempre los prisioneros de Mos Muneris cumplen condenas autoimpuestas. La desesperación económica los lleva a recluirse dentro de los muros del calabozo para poder sobrevivir.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/catarsis-esquiva/el-calabozo-de-mos-muneris
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo