Google-play App-store
Monterrey N.L.

ESTADOS CARENCIALES

Ahí va otro pañuelo de papel, convertido en arma biológica por obra y gracia de los virus que de manera tan simpática han invadido mi organismo, en habitual lozano y fresco como lechuga. Peligro básico de entradas otoñales, cambios de temperatura, y no creerse mucho eso de que es hora de buceo por el armario a la búsqueda de prendas más propias de la época. Es que es duro decir adiós a las estupendas temperaturas de final de verano, que ni frío ni mucho calor. Así que, por listo, vas y te resfrías.

Total, que me encuentro en posición encogida, malestar general, estado carencial del organismo,que dicen en los anuncios de complementos vitamínicos. Además, admito, soy un enfermo fatal, quejica de más, exagerado, equilibrista en esa fina línea que me separa de la memez. No es que me guste en especial el melodrama, pero son los virus, que me ponen mustio y hablan por mí.

Si hay algo bueno de mi estado actual, es que te cuiden y te mimen. Eso nos gusta a todos, claro, por lo que aprovecho gustoso las atenciones brindadas. De hecho, aquí me tienen, a punto de meterme entre pecho y espalda la enésima ración de la estupenda sopa reparadora de mi chica, y espero impaciente que regrese de su trabajo para una nueva dosis del medicamento más eficaz del mundo: dosis ingente de mimos y abrazos. Así se recupera cualquiera, claro.

Les dejo, que hoy no doy para más. Cuídense, que este tiempo engaña. Tomen hoy, que es viernes, un par de cervezas a mi salud, que yo, me temo, guardo reposo.

 

Santiago Negro   @SantiagoNeg


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/coleccion-de-excusas/estados-carenciales
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo