Google-play App-store
Monterrey N.L.

Apanicados con triunfo de Trump

Bienvenido el Señor Trump a la Presidencia de los Estados Unidos. ¿Nos preocupa a los mexicanos? No, no tendría por qué preocuparnos, a menos que dejaramos de ser socios, que dejaramos de venderle petróleo, que le declaremos la guerra, que dejemos de apoyar sus movimientos bélicos o que construyamos un muro. Nada de eso va a pasar.Seguiremos siendo socios comerciales, a pesar de las grandes desventajas con las que se han negociado nuestros tratados. Seguiremos apoyando sus políticas migratorias, aunque miles de compatriotas sean regresados por esa frontera de dos mil kilómetros.Es cierto que analistas, comentaristas, periodistas e intelectuales mexicanos han referido que con la llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos a México le espera un escenario catastrófico. Señores de los medios electrónicos, no sean tan crueles con la población. Ustedes están apanicados, sus razones han de tener, pero no tienen el derecho de apanicar a la sociedad menos ilustrada del país. A veces pienso que los menos ilustrados son ustedes por estar alejados de la frontera.
Sin duda, con el nuevo Presidente de los Estados Unidos los mexicanos proletarios seguirán perdiendo su poder adquisitivo, pero eso ha sido parte de las políticas públicas impuestas a lo largo de décadas impulsadas por la avaricia insaciable de ciertos grupos de poder e influencia, sobre todo de aquellos connacionales y extranjeros que toda la vida han dominado las actividades productivas nacionales. Eso no es culpa de Trump.¿Qué busca Trump? El futuro Presidente de los Estados Unidos busca fortalecer la economía de su país y sobre todo busca evitar que los capitales "gringous" se vayan a invertir a países como México. ¿Qué hará Trump? Prometió bajar los impuestos a las ganancias y a las herencias de un 40 % a un 15 por ciento. ¿Eso perjudica a los mexicanos? No, a menos que algunas las empresas de EU se regresen a su país, pero el costo del retorno para estas industrias sería muy elevado. O sea, "pérense tantito".Donald bautizó su nacionalismo como "el americanismo" que luchará contra la globalización, interviniendo a las empresas que buscan "deslocalizar" su producción. ¿Nos afecta? No.Respecto al medio ambiente, señaló que promoverá el uso de la energía nuclear. ¿Nos afecta? No.Dijo que ampliará el uso legal de armas a los 50 estados de la USA e impondrá pena de 5 años de prisión a quien cometa delitos con esa arma. ¿Nos afecta? No.Se propuso combatir el terrorismo, principalmente al "yihadista" Estado Islámico. ¿Nos afecta? No. Estamos muy lejos de esas fronteras.Respecto a la salud, su misión será derogar una ley que otorga servicios médicos a todos los ciudadanos; dijo que bajará impuestos en pagos por cobertura médica y que no habrá límites a nuevas farmaceúticas. ¿Nos afecta? No.En la frontera con México, dijo que construirá un muro. ¿Nos afecta? A los que tenemos trabajo ¡No! Pero, vamos a pensar que sí buscará destinar presupuesto para construir su muro y que le "pida", porque constitucionalmente no puede obligarnos, a México también inyecte recursos, sabe que estimado lector ¿sabe queeeeeeé? Primero esa propuesta debe pasar por la aprobación de su Congreso, pero hay que destacar que durante la campaña mantuvo una relación tensa y de confrontación con el líder republicano de la Cámara baja, Paul Ryan. Y tercero, si a Estados Unidos entran ilegalmente africanos, chinos, musulmanes, europeos, asiáticos, centroamericanos y miles de haitianos ¿por qué México tendría que pagar ese muro? ¿y los demás países qué? Tendría confrontación mundial. Además no hay ninguna obligación megaconstitucional y la única manera de obligarnos sería que EU se atreva a estrangular nuestra economía como ha ocurrido en casos como Cuba o Venezuela. Así que, ¿nos preocupa? No. Respecto a la política migratoria hay tres puntos concretos: 1.- Dijo que negará la entrada a musulmanes; que deportará a los indocumentados y; buscará suprimir la ciudadanía por nacimiento a quien sabe cuantos casos ocurridos en los Estados Unidos desde 1776. Si no estamos en una situación de esas ¿en qué nos afecta? en Nada, pero si acaso tenemos familiares, ah, entonces... veamos escenarios.México, y todas las naciones con indocumentados en los EU, tendrán que buscar soluciones para generar oportunidades de empleo y desarrollo para sus connacionales.Siendo realistas ¿Quién en los Estados Unidos hará el trabajo que ni los negros quieren hacer en ese país? como dijo un ilustre ex del que ni su nombre quiero nombrar. Estados Unidos tendría más problemas si Trump lleva a cabo esta propuesta de política migratoria de desalojo. Entre las cientos de probabilidades, digamos que habría deportaciones, pero tendrían que ejectuarse de manera gradual y se llevaría muchos años.Respecto a suprimir la ciudadanía por nacimiento, el Señor Trump tendría que estudiar derecho, porque esos "ciudadanos de nacimiento" ya tienen derechos humanos y constitucionales en los Estados Unidos. Esa propuesta no tiene fundamentos jurídicos. Esos, a los que se refiere el futuro Presidente, ya tienen ganados sus derechos civiles.Este triunfo de Donald Trump me recuerda las elecciones en que Jaime Rodríguez Calderón ganó en Nuevo León. Estas campañas tienen en común ese lenguaje bronco y persuasivo, condición que les llevó a conquistar el poder, muy a pesar de los "valores tradicionales" de políticos y partidos dominantes de los escenarios convencionales. Uso de mensajes discursivos que en todo momento le hablaron a los electores en su mismo tono y en su más profundo sentimiento. Esas palabras, a veces estridentes y altisonantes, tenían como destinatario empatar con los mismos intereses de los votantes. Cargados de emociones y aspiraciones nacionalistas del estadounidense que dieron en el blanco para convencerlos de la urgencia del resurgimiento del "American dream".Lo de Trump era un triunfo escondido tras las últimas encuestas en las que daban un empate técnico frente a la demócrata, Hillary Clinton; fue un crecimiento firme y constante el tue tuvo, Donald Trump, ahora convertido en el 45o Presidente de los Estados Unidos de América, aunque muchos mexicanos aún neguemos esa realidad. Trump asaltó el escenario como un candidato irreverente; habló a los electores con ese lenguaje elocuente de la más pura vida cotidiana. Se enfrentó a los líderes tradicionales y a los valores dominantes en su partido y en la sociedad norteamericana con la que hizo empatía.Provocó las más inesperadas reacciones en todos los niveles con un lenguaje provocador. Lo creyeron loco, irrespetuoso y hasta "hitleriano". Esa personalidad vendió. Salió en defensa de las clases agraviadas por el neoliberalismo que han cohijado sus antecesores; sistema al que, sin decirlo, los Estados Unidos le deben gran parte de los problemas económicos, financieros, sociales y de inseguridad, tal y como se dijo durante las campañas.Yo, en lo personal no veo tal catastrofismo: 1.- Estados Unidos nos necesita. Somos su mejor arma y espía contra el terrorismo. ¿Por dónde EU puede detener el avance terrorista? Por nuestras fronteras. Que se cuiden China, Rusia, Venezuela o Cuba. Nosotros, es decir México, ha sido uno de sus principales socios. Hemos sido aliados comerciales y hasta hemos apoyado en las guerras que Estados Unidos ha enfrentado contra otras potencias o enemigos.
¿Por qué tendría que irnos mal? Saben hasta qué punto se combate el narcotráfico y conocen quienes trafican y a quienes se les impide el tráfico desde nuestro país.    Peña Nieto sin comprar boleto se ganó la lotería. Invitó a Trump a visitar México para que hiciera su planteamiento sobre el tema del muro; Estos actos ahora son un triunfo para el mexicano.A esperar enero del 2017 y las primeras acciones del nuevo Presidente de los Estados Unidos, Mr. Donald Trump.

COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/cronista-digital/apanicados-con-triunfo-de-trump
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo