Google-play App-store
Monterrey N.L.

The Party is Over.

The Party Is Over.

    Sábado en la noche, Aliza termina de arreglar su cabello, se pone un sensual vestido corto color negro y unos zapatos de tacón tan altos que la hacen parecer un jugador de baloncesto. Su celular suena, le llego un mensaje, lo lee, toma su chamarra de cuero, sale de su habitación, baja las escaleras y sale rápidamente de su casa; sus amigos la esperan en un coche. Su destino es un club nocturno llamado “Undead” famoso en la ciudad por ser el único club gótico. Por fuera el lugar no es muy impresionante, pero por dentro, parece la pesadilla de cualquier padre o el sueño húmedo de cualquier adolescente hecho realidad.

Del techo cuelgan cadáveres falsos, hay muchas bailarinas casi desnudas y todo el lugar es alumbrado por luces neón. A los alrededores se puede ver gente de todas las edadesingiriendo alcohol, drogas y cualquier cosa que se pueda ingerir.

Aliza y sus amigos llegan al lugar, al parecer son clientes frecuentes ya que le piden a la mesera lo de siempre, una botella de Jack Daniel’s y otra de Jägermeister.

Al poco tiempo ya se encuentran tan ebrios como para poder deletrear su nombre. Aliza va al baño caminando de un lado a otro, su mirada está perdida. Es increíble ver como una persona en ese estado de ebriedad puede caminar con semejantes tacones sin irse de cara al suelo.

Después de una larga travesía logra llegar al baño, se dirige al lavabo y sin importarle su maquillaje se moja la cara y se talla los ojos, al levantar la mirada hacia el espejo el sonido se detiene, las luces se apagan y solo una tenue luz roja alumbra;  las otras chicas que estaban en el baño se quedan inmóviles como estatuas. Aliza se desconcierta pero sigue muy ebria y aturdida y solo sale del baño. Todo el lugar está en silencio, todos están inmóviles. – ¿Qué está pasando aquí, será una broma? se pregunta a sí misma. Camina lentamente viendo los rostros congelados de las personas, sus extrañas posiciones, a lo lejos puede ver la mesa donde se encuentran sus amigos, también inmóviles. – ¿Annie, me escuchas? Al tocar a su amiga, esta se desvanece como si estuviera hecha de cenizas. El horror provoco que la ebriedad se le quitara. Sale del club corriendo tan rápido como puede gritando histéricamente. La cuidad esta igual que el club por dentro, en silencio, vacía y alumbrada por la misma tenue y deprimente luz roja.

El único sonido que escucha es el de sus pisadas, por más que pide ayuda nadie viene al rescate, su celular no funcionay está demasiado asustada como para atreverse a entrar a algún edificio.

Rendida se sienta en medio de la calle sin esperanzas de volver a la realidad. –Tal vez estoy muerta…

De pronto se escuchan los gritos de otra chica pidiendo ayuda, Aliza se levanta rápidamente y corre siguiendo el sonido de los gritos hasta que al fin encuentra a la chica. –Oye ¿Cómo llegaste aquí, que sucedió, dónde estamos? Pregunta Aliza. –No sé, eres la única persona que he visto, yo estaba en el club como cada sábado, solo, todo se apagó y nadie se movía y se desvanecieron, yo…no sé qué pasa. Responde la chica llorando. – ¿Cuánto tiempo llevas aquí? –No sé menos de una hora creo ¿y tú? – Tal vez como una hora, más o menos. ¿También estabas en el Undead? –Sí, y ahora que lo mencionas, recuerdo haberte visto ahí. – Algo muy raro nos sucedió a las dos, tenemos que buscar ayuda o una salida, no sé, no podemos quedarnos aquí así nada más, vámonos.

Las dos chicas caminaron sin dirección alguna buscando algún tipo de ayuda.

El cielo se tornó color rojo y comenzó a sonar como si viniese una tormenta. Aliza mira asombrada el extraño cielo rojo como la sangre mientras la otra chica se queja de dolor. – ¿Qué te pasa? estas sangrando de… La chica se mira las piernas. –No es posible, no, no estoy en mis días. De la nada cae de rodillas al suelo y comienza a vomitar sangre, la sangre le comienza a salir por todos los orificios de su cuerpo. A lo lejos se escucha como se acerca algo que parece ser una gran corriente de agua, al ver alrededor Aliza ve como los edificios comienzan a sangrar, la sangre comienza a fluir de las alcantarillas, de las lámparas, de los coches. Histérica no sabe hacia dónde correr, al ver hacia el final de la calle ve como una enorme ola de sangre se acerca, ella solo corre y corre mientras todo a su alrededor se inunda en sangre.

Al alcanzarla la ola de sangre, despierta. – ¡Oh por Dios! Despertó, rápido, llama a sus padres. –Que, ¿Qué paso? – Oh pequeña, debes ser más cuidadosa, tuviste mucha suerte. Le dice la enfermera mientras le acaricia la cabeza. – No como la otra chica, la suerte no estuvo de su lado. Aliza voltea a su derecha y solo ve una figura cubierta con una sábana.

¿Sera ella?

Sus padres entran al cuarto gritando y llorando de felicidad y la abrazan. – ¡Mi bebé! Por fin despertaste después de tanto tiempo. – ¿Tanto tiempo? –Fueron 2 meses mi amor, dos largos meses que estuviste en coma.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/el-culto-del-horror/the-party-is-over
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo