Google-play App-store
Monterrey N.L.

Un Destello en la Noche (parte 5)

“Traigan a la rubia.” dice el sacerdote. Dos hombres desatan a Madison  la cual vuelve en sí pero se encuentra muy débil. La avientan al suelo donde acababan de sacrificar a Robert; todos la rodean. Madison llora y está completamente aterrorizada.

-Dios mío por favor, ¡ayúdame!

-¿Dios? Jajajaja. ¡Este es tu Dios!

El sacerdote se quita la capucha y queda completamente desnudo, es un hombre negro, alto, calvo y muy musculoso.

Madison aterrada trata de escapar pero todos los congregantes la rodean, la empujan y golpean mientras ella forcejea. El sacerdote la toma por detrás y desgarra su vestido, después le arranca la ropa interior dejándola desnuda; le da un fuerte golpe en la cara tumbándola al suelo y dejándola algo aturdida, él la toma de la cintura y comienza a abusarla bruscamente. El sacerdote le toma la cabeza con ambas manos, aprieta fuerte, después gira rápidamente rompiendo su cuello y estira arrancándole la cabeza de un jalón.

La congregación vuelve a celebrar con ímpetu mientras el sacerdote lanza los restos de Madison al fuego.

Hunter esta atónito.

“Es mi turno de jugar un poco” dice una mujer mientras se quita la capucha. Cordelia tiene cuarenta y cinco años, es latina y es la dueña de una famosa empresa de lencería. Es una sensual mujer de cabello largo, lacio, café oscuro, piel morena, enormes senos, nariz respingada, labios carnosos y unos profundos y seductores ojos color miel.

“De acuerdo mi amor, tu escoge” le responde el sacerdote con quien lleva casada quince años.  Steven Sweeney (el sacerdote) conoció a Cordelia Montesco en un antiguo trabajo. Se enamoraron y casaron después de varios años de noviazgo. Steven y Cordelia vivían bajo mucha presión, no les alcanzaba el dinero para nada. Cordelia vivía en constante sufrimiento por haber perdido ya a dos bebes. No recibían el apoyo de nadie ya que ambas familias estaban en desacuerdo con su matrimonio. Era tanta la desesperación que sentían ambos al ver como Dios les daba la espalda y como sus vidas se iban por el drenaje que un día acudieron con un conocido de ellos que era adorador de Satán, el cual tenía una vida muy prospera, él ya les había hablado de las bondades su Dios y como cambió su vida, pero ellos no quisieron aceptarle por temor, pero ahora con tanto sufrimiento estaban dispuestos a hacer lo que fuera. Después de hablar con Mathews (su conocido), ambos entregaron su alma a Satán a cambio de riqueza y poder. Es así como Steven y Cordelia comenzaron a servir a Lucifer, poco a poco su estatus social fue subiendo, las ofertas de trabajo les llovían, el dinero fluía por doquier. Siempre formaron parte de la congregación de Mathews pero un día decidieron tener su propio séquito y poco a poco juntaron esta congregación de adoradores de Satán.

Ahora ambos son personas influyentes y poderosas, dueños de sus propias empresas, compañías y propietarios de una enorme fortuna.

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/el-culto-del-horror/un-destello-en-la-noche-parte-5
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo