Google-play App-store
Monterrey N.L.

Metrobus

Pues aquí me encuentro estrenando (me) en el mundo de los blogs. Ya sé que esto se puso de moda en los tiempos en que a Lucerito le gustaba andar con guaruras armados en los teatros pero hasta ahora me llegó el airecito de la rosa de Guadalupe y lo interpreté como una #epifanía de poder compartir con ustedes, mis queridos 3 lectores, mis no muchas pero si ricas experiencias que he tenido en esta gran jungla urbana que es DF.

Este espacio no será sobre un tema específico, escribiré acerca de lo que, desde mi punto de vista sean cosas  trascendentales, amor, desamor, política, teatro, urbanidad o cosas insignificantes que nos puedan servir para sobrevivir en la gran Tenochtitlán.

Puede ser que en este momento mientas me estés leyendo, haya cientos de  chilangos de tez morena robando celulares en el Metrobus,  que tan amablemente Marcelo nos dejó como legado, (Marcelo, te extraño) y no, no hablaré sobre celulares robados, ni de los chilangos, ni de Marcelo. Mi primera entrada será sobre ese bonito transporte público color rojizo que recorre  Insurgentes. (Solo hablaré de la línea 1 porque es la que uso)

Yo soy un beneficiario mas del transporte público en esta ciudad, tal vez usted piense, damita o caballero que me lee, que por usar el Metrobús, soy pobre y que en mi casa uso los vasos de mole Doña Maria para tomar agua  y que tengo un salero de plástico en forma de tomate, pero no, uso el Metrobús porque yo como foráneo en la gran capital me niego a usar carro (no coche) odio el tráfico y mis distancias son realmente  muy cortas, vivo cerca de mi trabajo y este servicio de transporte me resulta muy eficiente, fácil, barato y cómodo. Hasta que me toca subirme en hora pico (de 6:30 a 8:30 pm) resulta ser el único y verdadero APOCALIPSIS.

Pero empecemos con información amable como diría mi Lolita Ayala; el Metrobús se inauguró en 2005 en tiempos de AMLOve;  transporta 850 mil personas diariamente y es una copia de algo que se llama “TransMilenio” de Bogotá, Colombia. Actualmente hay cuatro líneas y están por construir la quinta.

Según estudios recientes, de 10 veces que te subes al Metrobús, 12 veces te va tocar de pié y en caso de que logres sentarte, una señora o viejita te va parar, aun cuando hay un vagón exclusivo para mujeres,  y aquí quiero tocar el tema de la discriminación hacia el género femenino, supuestamente el gobierno del DF hizo esto para que hombres y mujeres puedan convivir en santa paz,  pero creo que están haciendo exactamente lo contrario, el mensaje que están enviando es “como no sabemos qué hacer para que los calenturientos no manoseen a las chavas, tenemos que separarlos”, en fin, tu como hombre terminas siempre de pie, porque si te pasas al vagón de mujeres ellas te bufan que te salgas, y  en el vagón “mixto” las mujeres te hacen jeta para que les cedas el lugar, osea #hundido. Eso no es equidad chavas.

En el Metrobús te vas a encontrar con todo tipo de criaturas exóticas, desde seres cuasi mitológicos que vienen desde colonias aun no censadas por el INEGI hasta el buen godinez con su traje de Aldo Conti mas brilloso que la chichis de Ninel, pasando por Doña Clemen que vende tortas de tamal en el cruce de Reforma e Insurgentes, el chavito bien que va a la Condesa, el hipster wanna be que va a la Roma a hacer tarde, un emo con su fleco pegado a la frente, mi muchacha cargando dos jabones que me robó, la ama de casa con una camiseta que dice “Colosio, vota PRI” con un bebe en brazos, los novios que se están besando como si no hubiera mañana, la familia de turistas extranjeros que no entienden nada,  etc, etc,…en fin, es precioso.

El Metrobús, aparte de ser el lugar donde te transporta de un lugar a otro, es un lugar donde se come, se duerme, se hacen amigos, y hasta se liga. Tengo varios conocidos que han encontrado pareja en este lugar (se le apodó “La metrobus”, no es broma) A mi se me ha tratado de ligar, pero aun no llega esa persona y dudo que a mi alma gemela la encuentre en la estación “TENAYUCA”

En invierno el Metrobus puede ser tu guarida reconfortante para cubrirte del frio, pero el olor que hay en verano no se lo deseo ni a los maestros que bloquean periférico. Para hacer más placentero tu viaje, los vagones cuentan con dos flamantes televisiones que pasan videos musicales noventeros (¿por?) recetas de cocina (tacos dorados) y datos curiosos sobre películas de arte. Comuníquenme con el editor de TeleUrban por que claramente no está haciendo bien su trabajo.

Realmente no sé si los tiempos de viaje duren menos que cuando había “peceros” porque no vivía aquí, pero en cuestión de espacio creo que hacen falta más camiones,  cada vez que me subo rezo porque al menos no esté al 87% de sobrecupo.

 En fin, creo que el objetivo de transportar miles y miles de personas  se cumple con seguridad y a un buen precio; es más estético y la ciudad se ve más ordenada. Son gajes del oficio que te la pases haciendo corajes porque pueden pasar 10 y todos van hasta su madre, pero cuando te toca un vagón vacío y te vas sentado siempre vas a tener esa sensación de que conquistaste al mundo y puedes decir con una sonrisa en la boca “gracias Marcelo”.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/el-deli-punto-de-vista/metrobus
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo