Google-play App-store
Monterrey N.L.

La ceguera del Siglo XXI

iRacional

Por Hans Römer



Ahora sí me gustaría escuchar a los alemanes hablar de la situación actual en Venezuela. Ahora es cuando me sentaría muy cómodo a escuchar a los europeos  defender el aberrado socialismo del siglo XXI, cuando los titulares de los periódicos de hoy en día en Venezuela parecen sacados de otras épocas.


Los del partido de izquierda y algunos socialdemócratas europeos defienden las políticas de Maduro y después se van al automercado de su preferencia a escoger entre las docenas de marcas de café, a ver cual les gusta más, sin hacer colas y sin que nadie les regule la compra. Han estudiado en universidades sin pagar un céntimo, escogen sus ideologías como la ropa, tienen techo, hospitales, escuelas y de nada les ha servido porque ni siquiera abren los ojos para darse cuenta, que las ayudas sociales del chavismo son dádivas que se las venden a unos pocos, a cambio de un voto o apoyo para seguir implementando medidas antipopulares.


Tampoco se han dado cuenta todavía, que el gobierno que defienden actúa con el mismo fascismo que los llevó a la guerra, al hambre y a la miseria, años atrás, no sólo con los nazis, sino también con el fracaso de la mal llamada República Democrática Alemana.


Hoy por hoy, los colombianos son expulsados de sus casas, del territorio venezolano, de sus libertades y violan sus derechos humanos, como si fueran unos delincuentes, como años atrás ocurrió con el ensañamiento contra los judíos. ¡Y sí merecemos hablar de la comparación!


Hoy por hoy los guardias nacionales fascistas y las fuerzas armadas serviles, apuntan su odio contra sus mismos compatriotas en la frontera y expulsan a personas fuera de la frontera venezolana, destruyendo sus casas y obligándolos a un éxodo inhumano, por una orden absurda, por políticas de confrontación, por amedrentar y calentar los ánimos, por un irresponsable mandatario que busca el caos para tapar su propia incapacidad en encaminar los destinos de la nación en defensa y beneficio de toda su gente.

Pero nadie hace nada para detener el desastre. El presidente neogranadino apenas da unas escuetas declaraciones y la comunidad internacional no se pronuncia a favor de los derechos humanos de quienes viven en la frontera colombovenezolana, ni siquiera para repudiar los delitos de lesa humanidad que se están cometiendo.


Pareciera que la crisis de Grecia y los refugiados que llegan a Europa, son temas de mayor importancia económica, como si esas mismas posturas no estuvieran ligadas con la xenofobia y el neofascismo de las dictaduras latinoamericanas de hoy en día.


Lo mismo ocurre con las declaraciones de Donald Trump en contra de los inmigrantes mexicanos, un tema que de por sí le ha dado un empuje a su campaña y a su posible arribo a la presidencia, sin que a nadie se le prendan las alarmas de que la historia mundial de desgracias y aberraciones políticas pudieran volver a repetirse, tanto en  la izquierda y como en la derecha, después de años de luchas, castigos y procesos contra mandatarios y funcionarios genocidas.

Entonces pareciera que la expulsión de refugiados se condena en un país, pero se apoya en otro, dependiendo de quien mande y de qué país sea. La crisis entre hermanos divididos por una frontera, se condena de un lado y se apoya del otro, dependiendo del magnate que lo denuncie, o del pobre que lo tenga que sufrir, cargando ollas, muebles y ancianos al hombro, antes de que el odio, los militares, la xenofobia y la ridiculez hecha ley, les quiten la dignidad y lo poco que tienen.


¡No es posible tanta ceguera y tanta injusticia! Lo que está ocurriendo es inaceptable.







  



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/iracional/la-ceguera-del-siglo-xxi
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo