Google-play App-store
Monterrey N.L.

Lo que yace detrás de la noticia

Las acusaciones publicadas en el periódico español ABC contra Diosdado Cabello,  presidente del parlamento venezolano, catalogado por su propio escolta militar como “capo de la droga”, en verdad no es una noticia nueva.


Ya es costumbre que ex funcionarios y antiguos miembros del gobierno chavista colaboren con las operaciones de las DEA para poner en evidencia los nombres, los implicados y las rutas de la droga de las FARC que pasa por Venezuela. Incluso el antiguo embajador de Estados Unidos William Brownfield había dicho que el Departamento de Estado tenía conocimiento de las múltiples denuncias y declaró que las acusaciones publicadas en ABC, “NO eran inconsistentes” con lo que ya sabían.

Sin embargo y a pesar del sinnúmero de pruebas, la Administración para el Control de Drogas -DEA por su siglas en inglés- no ha tomado cartas en el asunto para castigar o coadyuvar a que la justicia internacional se encargue de los venezolanos que infringen en delitos contra la salud.


Tal como el caso de Eladio Aponte, exmagistrado venezolano, ahora se le suman las acusaciones de Leamsy Salazar, quien fuera escolta directo de uno de los herederos políticos del fracasado proyecto chavista. Las preguntas son entonces las siguientes: ¿Cuántos testigos protegidos se necesitan para que por fin actúe la DEA? ¿Qué más pruebas se necesitan para declarar que quienes gobiernan a Venezuela son criminales, sobre los que pesan delitos, no sólo en contra de la salud, sino también de corrupción?   


Salazar, teniente de fragata que resistió la sublevación de sus jefes y permaneció leal al finado presidente Chávez durante el 11 de abril en 2002, es ahora un traidor al proceso chavista que continúa Maduro y es acusado de ser un infiltrado de la CIA. Nada nuevo para las acciones de un gobierno que lleva más de 15 años improvisando mandos y culpando a Estados Unidos y a la oposición de sus fracasos e ineptitudes.


Lo que si es relevante y nuevo es que Leamsy Salazar ni está implicado en ninguno de los casos de narcotráfico que denuncia, ni tiene procesos abiertos en su contra, tanto en la justicia venezolana, como en instancias internaciones, lo que pudiera aportarle credibilidad a su testimonio.


También agrega, según la publicación de Emili J. Blasco del día 27 de enero, que el propio hijo del fallecido presidente Hugo Chávez controlaba operaciones y vuelos con cargamento de drogas en Venezuela y Cuba y además lo obligaron a someterse a tratamientos de desintoxicación porque, aparte de movilizar ilegalmente los químicos y estupefacientes, los consumía.


Aquí el link de la publicación online para quienes le quieran dar seguimiento a la noticia:


http://www.abc.es/internacional/20150127/abci-venezuela-cabello-eeuu-201501262129.html?utm_source=abc.es&utm_medium=modulo-sugerido&utm_content=noticia-AB&utm_campaign=outbrain=obinsite


La grave denuncia que implica a un alto funcionario del gobierno, quien según Salazar daba órdenes directas en el <<Cartel de los soles>> -nombre relacionado a las condecoraciones militares para los leales al presidente muerto-  no es casualidad que reviente en España o a través de un periódico de ese país. En la península Ibérica parece que los periodistas todavía conservan sus libertades esenciales, unas que en Venezuela se han visto coartadas por el mismo gobierno de turno.


Otras importantes acusaciones que se dieron a conocer en España son las que enfrenta Juan Carlos Modero partidario y fundador de la tolda política izquierdista PODEMOS -líder en las escuetas en España- quien recibió casi 500 mil euros del gobierno corrupto de Maduro, proveniente del bolsillo de los venezolanos.


El politólogo español, así como también sus aliados, han dado la cara por su partido y han negado acusaciones de corrupción ante el evidente financiamiento del gobierno venezolano a PODEMOS, justificando el botín como pago por unas supuestas asesorías políticas al gobierno del país suramericano. El dinero se les fue depositado en las arcas de una “empresa” de un solo miembro y único administrador, que pareciera haber sido creada sólo para recibir los fondos que tanto le hacen falta a los venezolanos para llenar los anaqueles de los supermercados con leche, huevos, café, azúcar y productos básicos de la canasta alimenticia que escasean deliberadamente.


En vez se “asesorar” a gobiernos corruptos y en vez de aprovecharse de la malversación de fondos por parte del gobierno venezolano, que usa el erario público como caja chica para financiar internacionalmente proyectos políticos obsoletos, Juan Carlos Monedero y sus secuaces de PODEMOS deberían asesorar a sus propios parlamentarios que envían a Bruselas, los hazmerreír del Parlamento Europeo y quienes promueven algo parecido al aberrado <<socialismo del siglo XXI>> como alternativa a la crisis de Europa. Si no, que lo diga la propia presidenta de la Comunidad Autónoma de Andalucía que ha esquivado las políticas de sus compatriotas en la asamblea europea y ha pedido los recursos y financiamientos propuestos por el propio Juncker, adversario directo de Pablo Iglesias en el parlamento, para sacar de la crisis a su región .    


Pero la izquierda española le apuesta más a las aspiraciones políticas que a la verdadera solución de la crisis. Les ha caído muy bien la victoria de Syriza en Grecia, fuerte opositor a las medidas de austeridad propuestas por Alemania como líder. Muchos de ellos se han visto reflejados en el panorama político de sus pares europeos, como premisa de lo que pudiera pasar en las elecciones presidenciales de este año en España. Sin embargo les avergüenza compararse con los griegos y con la crisis que atraviesa ese país, como evidentemente les avergüenza caer en un escenario como el de Venezuela, hundida por un proyecto político que los de PODEMOS parecieran intentar replicar a toda costa en España. No lo digo yo, lo dicen los miles de euros y los millonarios vínculos del chavismo, que desde ya parecieran estar destinados a llevar ese <<socialismo del siglo XXI>> a la Moncloa.


Y por último, por aquello de lo menos importante, los golpes de pecho y las retahílas de quejas por el concurso Miss Universo 2015 no se hacen esperar.


Quienes abogan y piden a gritos en cientos de palabras y publicaciones que eliminen el concurso o que al menos ni lo trasmitan por televisión, hacen lo mismo que quienes piensan que todas las mujeres deberían verse como las misses flacuchentas y artificiales que se pasean en traje de baño y en vestidos brillantes, en un espectáculo de tradición.


Colombianas y lideresas de opinión quejándose del machismo en Colombia, ahora con una reina del universo compatriota, a la que pretenden adjudicarle la resolución inmediata de sus problemas culturales de antaño, sólo por su reciente coronación,  como si no se dieran cuenta que todo el espectáculo es más bien una estrategia más de publicidad para promover el turismo y los negocios. Basta chutarse las 2 horas del concurso, que cada vez es más tedioso, para darse cuenta que lo de las mujeres y la belleza ya ha quedado en un segundo plano.


El giro que ha tomado el Miss Universo sirve para alimentar a toda una mafia de diseñadoras, artistas, campañas de turismo, bienes y raíces y hasta marcas de  empresas encabezadas por mujeres inteligentes y por empresarias preparadas, quienes aprovechan una alternativa mediática para dejar al género en alto, sin criticar con una sola palabra las respuestas y las actuaciones de sus pares que modelan y exhiben sus creaciones de la mejor manera que pueden.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/iracional/lo-que-yace-detras-de-la-noticia
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo