Google-play App-store
Monterrey N.L.

Estrellas Fugaces

Hace tiempo escribí sobre las personas toxicas, en nuestra vida. Ya sabes, aquellas envidiosas, enojonas, las víctimas y demás especímenes que llegan a nuestro día a día.

Ahora bien, llevo un tiempo analizando una especie, que no se contempla dentro de las personas tóxicas comunes, sin embargo lo es.

A esas personas yo las llamo: Estrellas Fugaces.  Son aquellas personas que llegan a tu vida para una misión; obtener algo de tuyo. Y vaya no seamos tan santos, todos obtenemos algo de todos, pero este tipo de personas son un poquito distintas. A continuación enumero unas pocas características:

1.     Entran a tu vida de una forma espontánea y rápida.

2.     A los pocos días de haberse conocido, tiene la confianza de llamarte, portarse y tratarte con toda la confianza del mundo. Como si se conocieran desde hace años.

3.     Al poco tiempo de conocer a esta persona, empieza hacer muchos favores sin siquiera pedirlos.

4.     Te juran amistad duradera y te alabna en todo momento posible.

5.     Se comporta como si entendiera todo de ti. Por lo que siempre trata de decir lo que quieres oír.

¿Cuándo se vuelven estrellas fugaces? Muy fácil, cuando de pronto no puedes brindarles eso que tanto buscaban, ya sea económico, intelectual o físico, huyen, se alejan sin decir más ni menos. Mientras un día era tu confidente, el otro será un completo desconocido. Esas estrellas fugaces son aquellas personas tóxicas que, de cierta forma explotan a otros para recibir algo en específico, y cuando no lo reciben es una decepción enorme para ellas.  Las pongo en categoría de personas tóxicas, ya que de cierta forma  desgastan tu espíritu, desperdician tu tiempo y tratan de jugar con tu mente.

¿Qué podemos hacer? Debemos saber detectar este tipo de personas. Las personas tenemos ese algo que llamamos sexto sentido (y no es ver gente muerta), aquel que nos alerta cuando algo se encuentra un poco raro, cuando nuestro espíritu se encuentra incomodo, o cuando solemos ponernos de mal humor o con la energía apagada y nuestro semblante cambia. A veces solemos confundir lo anterior con algo interior de nosotros. Pero al paso de los días, debemos de ser suficientemente inteligentes para escuchar el sexto sentido que tenemos.   Así que puedes hacer distintas cosas: Ofrecer una amistad sincera sin brindar nada a cambio (ya sabrás si la acepta o la rechaza), o alejarte, tal vez un día se vuelven a encontrar en el camino.

Marce Cinta


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/la-ciencia-de-vivir/estrellas-fugaces
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo