Google-play App-store
Monterrey N.L.

Crossfit para el alma

La Sabiduría De Vivir
Por Ángel Ayala


Definitivamente el ser espirituales requiere mucha disciplina y dedicación. A veces batallamos porque vemos la espiritualidad de forma muy lejana o incluso llena de límites, barreras o extraños dogmas de fe. Hoy quiero platicarte 10 ejercicios que harán que tu espiritualidad se desarrolle de forma natural. Te darás cuenta que el espíritu, al igual que tus otras dos formas de existencia  (el cuerpo y la mente), requiere cierta metodología y que el ir a ciegas, sin un objetivo determinado, nunca te dará la oportunidad de sentir en verdad ese ser espiritual que tú ya eres.

1. Sé consciente de la respiración. Practica respiraciones profundas que logren darte mayor oxigenación y puedas expulsar las tensiones. Esto te ayudará a quitar los ruidos del cuerpo y a moverte (pensar y sentir) en un nivel de más alta frecuencia.

2. Medita. Dedica unos minutos de tu día a estar sin movimiento alguno. Calma tu cuerpo en alguna posición cómoda y aplica la respiración del punto número 1. Trata de ser un testigo de tu vida y no un actor que todo le pasa. Cuando te sales del entorno conflictivo es más fácil ver las soluciones.

3. Cuando estés completamente perdido, ora a Dios; no dudes en dejar todo en sus manos. A Dios le encanta ayudarte, es tu Padre. También considera que como Padre, se sentirá orgulloso que tú lo intentes. Así que de alguna manera u otra, Dios te ayudará siempre, aunque si es posible, aplica la famosa frase: "Ayúdate que yo te ayudaré" para que realmente tengas un mejor aprendizaje.

4. Busca momentos de soledad. La soledad puede ser un excelente aliado para poner en orden nuestras ideas. A veces el ruido del mundo cotidiano, no nos deja escuchar lo verdaderamente importante. Pasa un momento a solas con la naturaleza y contigo mismo.

5. Practica el escribir cartas a una persona que ames. Dile lo que te gusta de ella y reconoce la importancia de su amor o amistad. Esto te ayudará a estar cerca siempre del amor y recordar las cosas buenas de quien te rodea.

6. Ayuda a tus hermanos. No sólo se trata de dar dinero, se trata de aportar lo que tú eres en bien de la humanidad. Enseña a leer a alguien, pasa momentos con algún adulto mayor, juega con los niños, etc. Dedica tu tiempo a los demás con los dones que Dios te dio.

7. Emprende con algún compañero o con tu pareja algún trabajo voluntario. Esto enaltecerá tus valores y te hará más sensible a las necesidades de los demás.

8. Siempre es bueno platicar con tu pareja o con un buen amigo de tus creencias. La espiritualidad va más allá de una religión. La religión es la base en un momento dado, pero el ser espirituales se basa en vivir día a día las experiencias de este mundo. Dedica tiempo de lectura con tu pareja y de compartir tus experiencias espirituales para seguir creciendo.

9. Lo único seguro de la vida es la muerte. Reflexiona tus pensamientos acerca de este tema. Compártelos con tu entorno; observa si tus ideas de la muerte te ayudan a vivir mejor. Siempre será bueno tener muy claro a dónde vamos y si no estás conforme, hay que hacer algo para estarlo.

10. Una mente y un corazón tranquilos se basan en las alegrías más sencillas de la vida. No busques llenarte de cosas superficiales que sólo hacen tu camino más pesado. Disfruta todo lo que consigas, pero al final suéltalo. Nada físico te llevarás de este mundo. Sólo te quedará la experiencia de haber sido feliz y de haber ayudado a los demás.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/la-sabiduria-de-vivir/crossfit-para-el-alma
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo