Google-play App-store
Monterrey N.L.

Diabetes, la enfermedad que acecha nuestras vidas.

La Sabiduría De Vivir
Por Ángel Ayala







La diabetes es una enfermedad silenciosa que es considerada ya una epidemia a nivel global. No respeta clases sociales y está afectando a 246 millones de personas en los 5 continentes. Cada 10 segundos, 2 personas estarán desarrollando la enfermedad y muchas otras, estarán muriendo por la falta de control.

Cuando existe la diabetes, es porque hay un conflicto con la insulina. En algunos casos, el cuerpo es incapaz de producir esta insulina de forma natural y en otros, sí la produce, pero no la utiliza adecuadamente. La insulina, es una hormona generada por el páncreas y nos ayuda al proceso corporal  de transformar los alimentos que consumimos en energía que requerimos para la vida diaria.

Cuando comemos, el cuerpo descompone los alimentos en azúcar o glucosa; esta glucosa se desplaza por el torrente sanguíneo para llegar a las células y ser utilizada como fuente de energía. Al ingerir alimento, el páncreas tiene la función de generar insulina, la cual acompaña a la glucosa en su camino. La hormona insulina no sólo acompaña, sino que al final, se convierte en una llave que abre la puerta de la célula para que la glucosa pueda pasar a su interior, y así, se logre el proceso completo. Sin la insulina, la glucosa no podría entrar en las células y por ende no habría energía en el cuerpo.

En las personas con diabetes tipo 1, el cuerpo no produce la insulina. Este tipo, representa en promedio el 10% de los casos. Generalmente se diagnostica en niños y adultos jóvenes y les dura para toda la vida. Las personas con diabetes tipo 1 tienen que inyectarse insulina todos los días. Para estar saludables, deben mantener su glucosa en la sangre dentro de un rango determinado, equilibrando así,  la dosis de insulina que se inyectan con un plan de alimentación y una rutina de ejercicios específicos.

La diabetes tipo 2 se observa en el 90% de los casos y se manifiesta casi siempre en adultos, aunque últimamente, se ha visto un incremento de este tipo de diabetes en la población infantil, alcanzando a representar un 25% de estos casos. Las personas con diabetes tipo 2, se controlan con un plan de alimentación, con ejercicio físico y tomando medicamentos, incluidos la insulina si es necesario. Pueden tener una vida más o menos estable y larga si se aplican al 100% con una buena disciplina.

Sin insulina el cuerpo no puede procesar los alimentos correctamente, es decir, la glucosa no puede entrar en las células y transformarse en energía; así que en estos casos la glucosa se acumula en la sangre.

A veces el páncreas sí produce la insulina, pero el cuerpo no puede utilizarla de forma adecuada y la glucosa no logra entrar a las células. A este problema se le llama resistencia a la insulina. Aquí el páncreas como consecuencia, produce más insulina, pero llega un punto en que la va generando de forma más lenta, como si éste se cansara, hasta que al final la deja de producir. La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina y presentan deficiencia en la secreción de la misma.

Los niveles altos de glucosa en la sangre dañan los vasos sanguíneos. Afectan a los ojos, los riñones, los pies y el corazón.

A largo plazo, la diabetes produce problemas de visión e incluso la ceguera total; también genera enfermedades del riñón, problemas en los pies, ataques del corazón, derrames cerebrales, neuropatías, fatiga, daños en el sistema nervioso y úlceras que en algunos casos llegan a la amputación.

Existen otros factores que se derivan de la diabetes, por ejemplo: presión arterial alta, colesterol malo, inactividad física y sobrepeso.

En base a esto, es importante destacar ciertos puntos que debemos monitorear para controlar mejor a la diabetes:
1.- Niveles correctos de glucosa en la sangre.
2.- Presión arterial estable.
3.- Buenos niveles de colesterol.

El equilibrio energético es clave para un buen control de esta enfermedad. Observar las calorías adquiridas contra las quemadas es fundamental.

La mejor ecuación que define el tratamiento de la diabetes incluye los siguientes elementos: Dieta, ejercicio y educación.

Una buena alimentación siempre será clave para la salud del cuerpo. En la diabetes no es la excepción, y el optar por alimentos más nutritivos ayudará a tener un mejor control. Hay que tener en cuenta que la obesidad provoca una resistencia a la insulina, de ahí la importancia de comer sanamente.

La actividad física, además de alejarnos de una vida sedentaria, también ayudará a bajar los niveles de glucosa en la sangre, a bajar de peso y a mejorar los niveles de presión arterial y colesterol.

Los músculos son los mayores consumidores de glucosa en el organismo.  Si aumentamos la masa muscular, eso podría mejorar la sensibilidad a la insulina. Las contracciones musculares bloquean el efecto de la hormona por lo que se podría mantener la glucosa fuera del flujo sanguíneo. Para este caso, el ejercicio moderado con pesas es lo más recomendable.

La educación debe aplicarse no solamente en los servicios de salud y en los pacientes, sino que el público en general (no afectado por la enfermedad), debe de conocer el origen y todas las consecuencias de esta enfermedad. Los niños son los más vulnerables, por lo que es importante campañas intensivas de concientización. Recordemos que incluso hay mucho miedo por el rechazo que se puede sentir al ser diabético, sin contar todo los problemas económicos que se incurren en los tratamientos. Incluso en la desesperación, los enfermos diabéticos se apoyan en terapias alternativas, que muchas veces son de dudosa procedencia y desgastan aún más los bolsillos económicos y hasta el alma con las falsas esperanzas de una curación total.

Tenemos que entender que hasta el momento, no existe una cura para la diabetes y que toda nuestra atención, al menos en este instante, debe radicar tanto en la prevención, como en el tratamiento efectivo para controlarla. Estamos en un punto crítico, pues ya la genética y los hábitos alimenticios, están siendo un factor muy importante en las manifestaciones de diabetes tipo 2.

Hay que asumir el control del cuerpo y de la mente. El mensaje principal es el de controlar la diabetes y no permitir que la diabetes nos controle. Aunque hoy en día hay mejores herramientas de apoyo para la enfermedad, no todos los lugares en el mundo tienen esa ventaja, pues no cuentan con el equipo y el personal preparado para combatir este mal. Si queremos ganar esta batalla, tenemos que enfocar a la diabetes, no desde la enfermedad, sino desde el punto de vista del bienestar, es decir, concentrémonos en su prevención y su difusión para erradicar la ignorancia.




COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/la-sabiduria-de-vivir/diabetes-la-enfermedad-que-acecha-nuestras-vidas
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo