Google-play App-store
Monterrey N.L.

La abundancia, una cuestión mental.

La Sabiduría De Vivir
Por Ángel Ayala




Es muy importante que consideremos, que la abundancia, está más relacionada con una cuestión de actitud, que con una cuestión de aptitud.

Desde esta perspectiva, tenemos que ser conscientes de que somos merecedores naturales de la abundancia e incluso, independientemente de cualquier situación en la que nos encontremos, debemos ubicarnos y sentir de alguna manera que ya estamos en ella; es decir, vamos a empezar a trabajar por el factor mental antes que trabajar cualquier aspecto material.

Si te haces la víctima todo el tiempo y te la pasas quejando de cualquier cosa, muy probablemente lo único que tendrás en tu vida serán aspectos negativos opuestos a la abundancia.

Por más preparado que puedas estar en alguna profesión o tengas títulos rimbombantes, eso de nada te servirá, pues si no tienes una actitud con la frecuencia idónea, difícilmente tendrás un equilibrio en tu vida y por ende, tu vida carecerá de una verdadera prosperidad. Por eso es que visualizarnos en la abundancia, es un método muy utilizado para llegar a ella.

Existen diversas maneras que pueden ayudarnos a encontrar ese camino. Hoy te quiero proponer 7 sencillas y prácticas formas.

En primer lugar, siempre alégrate de los logros de los demás. Es muy importante que nos alejemos de cualquier sensación negativa de celos, envidias y orgullos. Esos sentimientos sólo  atraerán caos y malestares.

Si nos la pasamos criticando  a las personas por la forma de administrar sus ingresos y gastos, eso equivale a decirle al Universo: "A mi no me gusta gastar ni tener mucho". Por consecuencia, inconscientemente eso es lo que obtendrás, pocos ingresos y gastos limitados.

En segundo lugar, elimina la idea de que tus ingresos tienen un tope. A veces vivimos pensando que nuestros ingresos siempre serán fijos y de un solo lugar. Uno nunca sabe de dónde puede provenir una nueva fuente de ingresos.

En tercer lugar, Identifica en ti las falsas creencias que causan tus carencias. La mayoría de nosotros hemos crecido con ideas que nos alejan de nuestras virtudes y capacidades. Un ejercicio que nos ayudará mucho, es el de empezar a erradicar los "no quiero" o los "no puedo" de nuestro vivir diario.

En cuarto lugar, agradece lo que ya tienes; incluso si no te gusta del todo y deseas algo mejor. Esta idea parte de que tenemos que ser agradecidos para saber valorar lo que tenemos, lo que no tenemos y lo que realmente deseamos. Saber en dónde estamos parados, nos ayudará a encontrar el camino hacia la abundancia.

En quinto lugar, aprende a recibir y a agradecer de todo corazón lo que los demás te ofrecen. Muchas veces no sabemos manejar lo que el mundo nos está otorgando, puede ser por pena o porque pensamos que no lo merecemos. Es importante que valores quién eres y que seas capaz de creer en ti; así, aceptarás que eres candidato a tener abundancia en tu vida.

En sexto lugar, siempre deja marchar lo viejo, suelta lo que ya no te esté aportando algo valioso; con ésto, dejarás espacio para aceptar nuevas cosas en tu vida.

Y finalmente en séptimo lugar, interioriza esta creencia: "El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades". Puedes incluso adoptarlo como un mantra personal.

De esta manera, basados en estas ideas, te darás cuenta de que es muy importante que pongas a tu cuerpo, tu mente y tu espíritu en una frecuencia correcta, que logre atraer siempre lo mejor a tu vida y que te permita vivir en la abundancia de forma natural.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/la-sabiduria-de-vivir/la-abundancia-una-cuestion-mental
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo