Google-play App-store
Monterrey N.L.

¿TE COMERÍAS UN PLATO DE TOTOLTECHIHLE?

¿Qué?  ¿Qué es eso? ¿Sabrá rico? ¿Me morderá? Seguramente te preguntaste eso, pero no te preocupes, no es nada malo y no te estoy hablando en doble sentido tampoco, al contrario es algo que de vez en cuando desayunamos, comemos o cenamos en compañía de las personas que estimamos y queremos, o en su defecto, cocinamos en la soledad de un cuartito añorando el sabor de casa, tratando de igualar el sazón de la abuelita o de nuestra madre.

No te voy a dejar con la duda, totoltechihle es una palabra en náhuatl que en su traducción al español quiere decir guisado de salsa con huevo.

¿Por qué te comento eso? En principio fue por el recuerdo de nuestra cocina y lo rico que es la misma. Pero despues me detuve a pensar que vivimos en un México que contempla un gran acervo de matizes culturales, de etnias y de dialectos que poco a poco estamos dejando en el pasado, enfocándonos más en situaciones irrelevantes.

Existen aproximadamente 57 dialectos o lenguas indigenas, de los cuales 40 están en peligro de desaparecer. Esto es preocupante porque son muy pocas personas que tienen este conocimiento, y no nada más en la lengua, sino en experiencias que pueden dar información extra sobre nuestra historia y costumbres.

Con este artículo quiero aportar mi granito de arena  y dar a conocer algunos ingredientes y platillos  en el dialecto náhuatl. Así también generar interés por parte de las personas para seguir preservando este dialecto.   ¿Por qué escogí ingredientes y platillos? Porque  me apasiona la cocina y esa pasión me incita a conocer  y descubrir cosas nuevas, y si a ti te interesa la cocina puede que tambíen te interese saber cómo se dicen algunos productos o platillos en la lengua indígena más común.

Les compartiré una experiencia, en ocasiones llego a la casa de doña Chabelita, mi abuelita,  y entro por esa puerta que he abierto por muchos años sin esperar lo que me aguarda del otro lado;  poco a poco surgen aromas que me empiezan a llenar de felicidad mi sentido del olfato y hacen que mi estómago empiece a retorcerse de una forma extraña, muchas veces no distingo el aroma de cada ingrediente, no sé si es chiltlacuechohle (chile molido), chocoatl (chocolate) o miltomachimohle (salsa de tomate). Cuando voy adentrándome  en la casa, mi cabeza empieza a confeccionar el platillo que creo que está preparando en su pequeña pero acogedora cocina; me detengo un poco a contemplar mi alrededor para ver si puedo obtener alguna pista, pero me quedo con las ganas de seguir hasta la cocina y espero a que llegue el momento en que pueda develar ese guiso que tranquilamente estoy esperando sentado en el comedor. ¡Ahora sí!, el momento esperado, empiezan a llegar las tlaxcahle (tortillas) acompañadas de una chilmohle (salsa), después de abrir el estómago con esos tacos de salsa comienza la mejor parte, ¡el platillo  anfitrión de la comida se acerca a la mesa! con el característico vapor que emana de éste y hace sentir más acogedor el momento; estoy hablando del tlimohle (Mole rojo) acompañado por tamahle (tamales) los cuales se sumergen en el mole y da como resultado una de las combinaciones más perfectas que pueden existir y se vuelve aún más bonito en compañía de la familia, pero en fin son bonitos recuerdos.

Así que a poner manos a la obra y evitar que esa herencia se pierda por completo, mi consejo es  que empieces a conocer estos dialectos poniéndolos en práctica en los temas que te apasiona, y así generar más conocimiento entre las personas.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/la-sarten/te-comerias-un-plato-de-totoltechihle
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo