Google-play App-store
Monterrey N.L.

El tremendo juez de la tremenda corte

Minuto
Por CHAVA PORTILLO







Debo confesar que si existía alguna instancia que provocara en mí,  respeto y admiración para algún segmento del poder judicial desapareció hace unos días en la Suprema Corte de Justicia y prefiero seguir soñando que los Ministros que ahí despachan, se equivocaron, “estaban en sus diez minutos”, andaban crudos, no durmieron placidos o sufrieron algún colapso cráneo encefálico que produjo la mayúscula estupidez al certificar un atropello feroz a la interpretación de democracia y decencia a nuestro Estado.


De un plumazo los jueces máximos de la nación desenvainaron la cimitarra de la sinrazón y arrogantes sentenciaron “somos el Estado” y aquí nomás mis enchiladas tienen queso, botando al cesto de lo inservible los argumentos de igualdad y equidad en una decisión además de inexplicable, inesperada, tendenciosa y abyecta.


Sin intentar ser más papistas que el Papa podemos empezar por los absurdos puestos plurinominales que no tan solo son considerados como un excesivo y costo$o  equipaje sino que autorizan la “beca” nada más a los que están afiliados a un Partido y no a los independientes, sin razón que atenta el principio de que todos somos iguales y deberíamos tener los mismos derechos.


Lo de no separarse de sus puestos para lograr la hazaña de reelegirse es otra mamarrachada dispareja, primero por qué sin despojarse de la doble cachucha de funcionario y candidato crean un suelo desigual que los pretensos naturales no contarán ni con los recursos ni las presentaciones públicas por ejemplo de los alcaldes que se esmerarán para cortar listones y limpiar plazas para la foto que le favorecerá en su ventajosa campaña.


La equidad de género no respetada es una continuación misógina de la interpretación de una sociedad machista que sigue contemplando que las mujeres sirven para tres cosas: para el metate, para el petate y para hacer chocolate.


La percepción de Juan ciudadano no es otra que en esa competencia de vencidas y el haber quién escupe más lejos o quién le moja la oreja a quién ha dejado una estela de tristeza y atrasos de algo en que habíamos avanzado y con la sola intención de ganar por ganar sin importar las consecuencias de las decisiones.


El Congreso del Estado tenía la firme convicción de “batear”  la iniciativa de Jaime Heliodoro sin analizar quién o como resultaría ganador y poder mostrarle a la gente que el poder Legislativo la tiene más grandota que el gobernador en una competencia ramplona, pueril y convenenciera, pues al quince para las doce del  nuevo horario de invierno de las elecciones y con la demostrada actitud de llevar agua a su molino para lograr mayor cantidad de posiciones llevándose al pueblo entre las patas, que es el que manda por qué es el que paga, asegura Heliodoro aunque algunas ocasiones se le olvide.


Pero ahorita los Partidos políticos andan más preocupados por completar las planillas, refrescar los cuadros internos y escoger a las mejores cartas que ponerse a reñir con las instancias legales o defender el tesoro como el caso del PT que los sabedores de la ley están viendo con mucha seguridad que Lupita y Beto “Canalla”  están a punto de pasar navidad en chirona.       [email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/el-tremendo-juez-de-la-tremenda-corte
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo