Google-play App-store
Monterrey N.L.

Gato por liebre

Minuto
Por CHAVA PORTILLO








Como padecimiento viral les dio a los propietarios de los clubes de beis bol profesional para que en un abrir y cerrar de ojos pusieran a la venta todo o parte de las franquicias Tigres y Sultanes, los primeros que durante años defendieron sus colores en la ciudad de México, después arraigados en Can Cun Quintana Roo y los tradicionales “fantasmas grises” antes industriales en Monterrey.

Los Tigres de Alejo Peralta ahora mal manejados por su bebé Carlos y los Sultanes que iniciaron su carrera bajo la alfombra mágica del árabe Anuar Canavati y en la actualidad por José Maiz dueño de una constructora polémica y cuñado de Natividad González Parás que gobernó el Estado hace unos ayeres.

Fernando Valenzuela, el “toro” de Etchohuaquila gloria del beis bol mexicano que jugara con los Dodgers de Los Ángeles es el nuevo propietario de la franquicia felina que por sesenta y dos años perteneció a la familia Peralta, mientras que el nuevo socio de Pepe Maiz es el grupo Multimedios de Francisco González.   Hasta ahí.

No tendría nada de especial la nota salvo que desde la semana pasada empezó a calentarse el ambiente beisbolero anteponiendo una premisa digna de pasar por el microscopio obligado de la honestidad como la de: “nunca ha sido negocio” ese deporte en nuestro país y me pongo a elucubrar: Pancho González ni es dama Isabelina de la caridad ni “maneado” para los negocios amén de que su empresa de divertimiento se ha caracterizado por invertir para ganar-ganar, no con fines filantrópicos ni buenos deseos comunitarios.

No hay que olvidar que Pepe Maiz tiene los derechos del usufructo del -inmueble- estadio que construyó el gobierno de Jorge Treviño y aunque el bronco no está en excelentes términos con el grupo multimedios por justificadas razones y no se ha protocolizado el refrendo,  significa magnífica oportunidad para que Francisco González sueñe y se le haga agua la boca por lo que significa el edificio para eventos masivos, bailes, tertulias y boberías como los bodrios de Chavana y compañía.    O sea el interés quiere estadio no guantes ni pelotas.

Sin duda van a tratar de quedarse en sociedad y nada más para abrir boca Willy González que quedará como vicepresidente del club rentaría para estacionamiento para los partidos de fut bol donde multimedios sabe un rato largo como el pleito que mantienen con lo de bosque mágico en la pastora donde cobran una fortuna por estacionar autos y pagan una miseria de renta al gobierno del estado.           MENUDENCIAS: en una entrevista realizada a César Camacho por Cambio TV en la incomodidad de una camioneta en un  traslado, el periodista vuelve a tocar el incómodo tema de los relojes millonarios a lo que el diputado federal responde: “de mis relojes y mi patrimonio, sólo doy cuenta a mi familia, a nadie más”…para que sus cuentas saque, de la ínfima calidad moral de esta clase de seres que creíamos extintos por nunca haber tenido madre.                   


[email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/gato-por-liebre
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo