Google-play App-store
Monterrey N.L.

La televisión en Monterrey

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






Soy tan adicto como el que más a la caja mágica que un día Emilio Azcárraga Milmo la re-inventara para poder definir la televisión antes y después del “tigre” y a nivel local la producción para televisión es tan pobre que adoptaron como modelo sécula seculurum encadenarse a la programación nacional y cobrar los dividendos por la participación de la pauta comercial.

El argumento es que la producción local no  gusta ni interesa al mercado nacional y tomando la medida facilona, primero los canales 3 y 10 de telesistema mexicano después convertido en televisa y “comiéndose” al canal 6 TIM –Televisión Independiente de México-  que fue un intento del grupo cervecería importando unos cubanos soñaron competir con Azcárraga.

No pudieron y nace Televisa que significa televisión vía satélite y no tele de telesistema mexicano y visa por la empresa de los Garza Lagüera y que un día Roberto Hernández tuvo el estúpido atrevimiento de asegurarlo queriendo demostrar que sabe mucho de televisión cuando no entiende ni de fut bol que es de los que ha comido toda su vida.

La calidad de la televisión local es tan deprimente que dan ganas de llorar y si no existiera la magia de SKI muchos nos hubiéramos conformado o suicidado después de ver programas como los de Chavana o los de Burgos que es un atentado al intelecto.  El pobre de Mario Bezares se encasilló al modelo que le enseñó su patrón y “dealer” con más gente a cuadro que una manifestación en la macro plaza y donde cada quién corre, se arrastra o baila y los directores de cámaras vueltos locos hacen encuadres hasta con el que vende elotes en la esquina.  Patético en verdad.

TV Radio Nuevo León es más o menos lo mismo pero peor.    En la historia de la televisión del Estado jamás alguien ha definido hacer una televisora competitiva o complementaria y poco Judith Grace y Francisco Tijerina que saben de televisión los demás que desfilaron incluyendo a Fernando Von Rossum utilizaron el canal como plataforma política como el caso de Iñaki Alzugaray que Natividad complaciente lo dejó seis años por una deuda de gratitud que tenía con Carlos Montemayor  por haberlo ayudad en la campaña.

Ahora Iñaki anda queriendo ser director de la Facultad de Comunicación y seguir contando los millones que amasó en la televisora estatal y ser prestanombres en la razón social Súper Salads de su amigo protector y patrón dueño del Crown Plaza.

Es del dominio público el faltante de cámaras, baterías e islas de edición que fueron a parar a los estudios de la calle Río Frío en la colonia María Luisa y del transmisor Toshiba descontinuado que compró a un cómplice y que le habían advertido que se saldría del aire en pocos años por no ser de la calidad que se debería exigir.

Roberto Canales no fue ni pez ni mar y Rodrigo Medina para tener contento a los Salinas Pliego y a Jorge Mendoza -compadre de Nati- lo dejaron echarse sus siestas los seis años completitos.

Llegó Luis Yermak Torres, bandido profesional que en el primer trimestre se robó una estufa y un refrigerador de la escenografía de un set pensando no se darían cuenta.

Continuará…

[email protected]




COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/la-television-en-monterrey
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo