Google-play App-store
Monterrey N.L.

Las penas que dan pena

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






Sin duda estamos convencidos que la justicia es ciega, pero yo agregaría sorda, muda y convenciera.   El pelafustán Néstor Moreno que sintiéndose muñeco de aparador se realizó más cirugías que Silvia Pinal o Ninel Conde, fue Director de Operaciones de la CFE donde se cansó de robar a la empresa más corrupta del planeta y si no  descubren un lujoso yate de 360 pies de eslora   -algo así como 120 metros-     el Ferrari murciélago rojo  -ad ovum- y catorce propiedades en diferentes sitios del país y el extranjero, calculadas en la miseria de 33 millones de devaluados pesos, no se hubiera iniciado un juicio en su contra por enriquecimiento inexplicable.  Yo diría explicable.

Guillermo Urbina un juez decimosegundo en procedimientos penales además de fustigarlo con su agresiva perorata, advertencia para que no se le ocurra solicitar trabajo como funcionario  al menos por ocho largos años porque se lo negarán, pagar una multota de 31 mil pesos y purgar una condena de ocho larguísimos años en prisión.   Todo esto con la ironía más burda de mi pluma inexperta.            No tienen madre, fiscales, leyes y magistrados.

Por esa razón entiendo y comprendo por qué el ciudadano de a pie, no cree en la justicia mexicana.   Podría decir que en todo el mundo es igual, pero aquí nos vale madre lo que suceda en Timbuctú.

Podríamos utilizar un mar de tinta y mil hojas bond se 56.7 x 87 que es lo que miden los lienzos de papel antes de procesarse y convertirlas en hojas tamaño carta, hablando de sentencias similares en casos parecidos donde el común denominador es la sinvergüenzada, el robo y el cinismo.   Cómo olvidar a Raúl Salinas de Gortari que le encontraron millones de dólares, propiedades, bienes muebles e inmuebles, ranchos, ganado y…piense un número y también se lo encontraron.  ¿Y qué pasó?...nada, unos años en chirona y el disculpe señor, fue un lamenatable error que no volverá a suceder.

La deshonesta lideresa Elba Esther Gordillo está a un paso de irse a una de sus mansiones a cumplir su condena porque ya tiene la edad suficiente.  Lo que tiene es la felonía requerida y la indecencia acumulada para seguir gastando los millones que le robó a la patria.

Y otra vez, Arturo Montiel, Roberto Madrazo, los Moreira, Enrique Martínez, los Duarte, Yarrington y todos los gobernantes que sabemos que han dilapidado hasta el cansancio y no son ni enjuiciados ni perseguidos,  mucho menos sentenciados por recovecos que se han hecho por la fuerza de la injusticia que como brava corriente de un río destrozan el cauce de la verdad y la justicia.

Yo no sé si Rodrigo Medina y su papá son inocentes o sinvergüenzas, Margarita Arellanes o su tesorero aunque todo indica que si tiene pico de pato y hace cuá cuá, no es elefante, porque personeros como el corrupto Emilio Rangel compañero de cacería de Natividad o el tesorero y el sub secretario de egresos Paco Valenzuela que cobraba el 15% por sacar el cheque, existen evidencias que eran la pistola de la indecencia aunque fueran otros los que jalaban el gatillo.

[email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/las-penas-que-dan-pena
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo