Google-play App-store
Monterrey N.L.

Los errores se reconocen

Minuto 
Por CHAVA PORTILLO

 






Los errores son como los hijos, hay que reconocerlos.   El viernes pasado Jaime Heliodoro gobernador después de analizar la ocurrencia que tuvo alguna cabecita loca de sus asesores sobre la cuota a los vehículos procedentes de otros lugares metió reversa y en una actitud poco frecuente reconoció el yerro y mandó pa tras a los filderes.

 

Si no recuerda le diré que el tita-tira que se formó por qué algún cerebro que jamás falta sugirió al ejecutivo que los automotores que transitan por nuestro Estado causaban serios problemas, amén de la imposibilidad de cobrar las infracciones al reglamento por carecer de un domicilio para ejecutar requerimientos.

 

La contaminación y el deterioro de las avenidas formaban parte de un problema que se agrava cada día más y que era saludable les impusieran un impuesto por transitar. Argumento que prendió la gallera por ser además de recaudatorio y vulgar, charchino, inconstitucional y ventajoso, mientras recuerdo algún otro epíteto que defina la estupidez enviada a los diputados del Congreso del Estado para su aprobación.

 

Resulta que luego de llegar a la Oficialía de partes, turnarla al pleno, fue enviada a Comisiones para su estudio “acucioso” y después de aprobarla muy a la ligera como suelen hacerlo con muchos de los asuntos, se regresó al pleno para votarla y de ser afirmativa se publicara en el diario oficial para entrar en vigor…pero nada, que a Chencha le dan calambres y dándose cuenta del estropicio el bronco gobernante después de platicarlo con la almohada y abrir los oídos pudo darse cuenta del error enmendándolo.

 

Tal vez recordó del viejo proverbio que dice que el gran arquitecto nos dotó de dos ojos para ver las cosas dos veces, dos oídos para escucharlas dos veces, pero una sola boca para hablar sólo una ocasión.

 

Vámonos por partes…si en los retenes de las antialcohólicas aun se sigue debatiendo si son anticonstitucionales por prohibir el libre tránsito en territorio nacional, suena de similar forma que a los vecinos de Coahuila o Tamaulipas se quieran emplacar o diseñar un gravamen por circular por nuestras entidades.

 

Es de entenderse que es de cierta lógica que habitantes de nuestro Estado tramiten permisos de circular para evitar el pago de tenencia o evitar liquidar las infracciones que pudieran generar por una conducta lesiva, pero así son las cosas y pensar en esa ilegalidad es razonar lo que hace muchos años endosaban a Eugenio Garza Sada del proyecto de separar a Nuevo León de la Federación por la autosuficiencia política, social y económica que gozaba nuestro Estado, o como lo que sucede en España que los Catalanes insurrectos andan con las armas en la mano exigiendo independencia.

 

En resumidas cuentas y ante el reconocimiento de Jaime Heliodoro del error, los que han quedado como los calzones de las puchachas en la madrugada, percudidos, desprestigiados a punto de romperse a jirones sin quién se haga responsable del costo que implicaba tal torpeza.

Tan difícil es pronunciar la diminuta palabra que dice tanto…perdón.

[email protected]  

 

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/los-errores-se-reconocen
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo