Google-play App-store
Monterrey N.L.

Tanteando el agua

Minuto
Por CHAVA PORTILLO





Quién sabe qué Mosco les picó a los que no ven hombre sincero, mujer decente ni corbata bonita, cuando se enteraron que entre ayer y hoy se estarán llevando a cabo importantísimas pláticas con personajes de la Federación para definir políticas públicas, inversiones y progreso en el futuro del Estado, considerando el tema exclusivamente como futurismo y aduciendo que sólo la sucesión es el tema toral, aunque estén equivocados.

Otra vez la desinformación de algunos que no toleran como tema de sobremesa negociar qué le conviene a Nuevo León ante la inminente llegada de tiempos electorales y la efervescencia que produce la probable intención que el gobernador considere la posibilidad de aspirar a la Presidencia de la República y piensan que aunque ortodoxo, sería mejor aguardar los tiempos que según los medios es cuando lo marquen en su agenda y no antes.

Olvidan quizá, que vivimos otro tiempo; que el viejo adagio de un dinosaurio en política: el que se mueve no sale en la foto, ya no existe, y para muestra el botón de López Obrador que no ha dejado de moverse como candidato, sigue saliendo en las portadas y hoy es el candidato más serio a la silla de Huichilopoztli.

Entonces, ¿por qué les incomoda y molesta que Manuel González Flores sea el negociador por excelencia auscultando panoramas, analizando propuestas y escenarios,  desmenuzando incógnitas para que no nos pesquen como el tigre de Santa Julia con los calzones en la mano?

¿Qué tiene de misterio oscurantista palpar situaciones que nos hagan ver el beneficio para el Estado si es conveniente que Jaime Heliodoro se convierta en candidato?    ¿Por qué esos atavismos ancestrales del centro de tener que esperar el artilugio que lleguen los tlatoanis sagrados como Emilio Gamboa, Manlio Fabio, Muñoz Ledo, Carlos Salinas o algún otro cartucho quemado que nos suene el cencerro como voz de arranque y nos diga que el momento ha llegado?   ¡Chingao, por el amor de dios! Quitémonos los cadillos del huarache y hagamos a un lado la tilma para hacer valer nuestros principios anteponiendo la dignidad como estandarte.

La negociación es aquí y ahora, deseémosle suerte al negociador que el gobernador elija para que regrese como Heraldo de la buena ventura y no incendiemos nuestra milpa por tal de ver quemar la del vecino.       El “peje” está en pie de lucha en espera de que otro gallo cante en la arena, y por qué no pensar que tenemos uno en la gallera.

Si no, nos quedamos como estamos, que abran las puertas y san se acabó.  

 [email protected]




COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/minuto/tanteando-el-agua
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo