Google-play App-store
Monterrey N.L.

Kia y un sueño roto

Animado por el anuncio en “avisos de ocasión” de El Norte en Internet, el 18 de marzo mandó su currículum inmediatamente.

El sábado 21 de marzo, cuando le llamaron para decirle que se trataba de un trabajo para Kía Motors en Nuevo León, sus ánimos crecieron.

Para un ingeniero civil, como él, conseguir trabajo en lo suyo en Chicontepec, Veracruz o en sus alrededores, y bien pagado, suena más a un sueño guajiro que a otra cosa.

Lo más cercano sería conseguir los 275 mil pesos que cuesta comprar la plaza en PEMEX, pero sin dinero ¿cómo?

Por eso tres días después, de prestado y a como pudo, aterrizó en el aeropuerto de Monterrey que más bien está en Apodaca, pero solamente para darse cuenta de que el anuncio era un engaño:

De los 18 mil pesos mensuales de sueldo, más gastos de estancia y un vehículo que le prometieron por teléfono, le salieron con el clásico, “si             quieres”, de que la paga era de 15 mil pesos menos impuestos.

Lo del vehículo, ni pensarlo, y lo de su estancia, pues que era asunto de él…

Pero lo peor, no iba a trabajar directamente para Kia Motors, y su gran proyecto en Nuevo León, sino para una constructora cuya razón social comienza con el conocido apelativo de Zarazúa y que le da outsourcing a la coreana. 

Así que al otro día, y con la deuda de 10 mil pesos, se regresó en autobús a Chicontepec. 

El sueño del “Monterrey Way of Life” se había roto.
[email protected]
facebook.com/obedc
twitter.com/obedc



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/once-varas/kia-y-un-sueno-roto
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo