Google-play App-store
Monterrey N.L.

Queremos tanto a Goyo

A mi “compaye” (porque así nos decimos nada más porque nos da la gana) lo conocí allá por 1990, o algo así, y les platico que las ciberpruebas y los ciberdelitos nos tocó estrenarlos a él y a mí.

Yo estaba comisionado en la Policía Judicial, en Venustiano Carranza y Espinosa, cuando una furibunda víctima de un robo llegó a la barandilla esa tarde.

La diferencia entre los robos comunes era que la dama, que creo que se llamaba Erika y ara amiga de Martín, el secretario del Segundo Grupo de Robos, que comandaba José Martínez Loa, traía en sus manos más que la evidencia: un casete en VHS donde se consignaba el video en el cual otra mujer, con un bebé en brazos, se coló en una fiesta infantil del McDonalds de Garza Sada y aprovechó un descudido para llevarse el bolso de mano de la quejosa.

Del periódico me ordenaron que llevara a la evidencia y a la afectada a Televisa Monterrey, en Espinosa y Privada Alameda (Pipo todavía no se moría).

Ahí, a los judiciales y a este incipiente reportero nos atendió un jovencito de ojos verdes al cual creo, que le daban espacio en los “Noticieros Relámpagos”.

El caso es que la nota que Gregorio Martínez sacó al aire sirvió para que a la ladrona la identificaran y para que un par de días después la detuviera la Policía Judicial en una mueblería muy famosa de Avenida Constitución comprando un refrigerador.

La detenida les dijo a la policía que si no hubiera sido por el noticiero en el que mi “compaye” dio la noticia, ella se iba a ir de vacaciones a Cancún.

¿Quién se imaginaba en ese tiempo de no celulares ni Internet que los videos sirvieran de algo?

Poquito después Gregorio se integró a El Diario de Monterrey en el asunto complicado de la sección de finanzas. A eso no cualquiera le entra.

Muchos años duró casi como un príncipe de la comunicación en la regiomontana pero transnacional Cemex. Pero nunca se le subió y me consta.

Pero el caso es que mi “compaye” celebró ayer con bombo y platillo su 25 aniversario en el negocio ingrato del periodismo.

Y aunque me caen gordo los narco corridos y más la gente que los compone, porque lo he visto crecer y ser en el negocio, me gusta una frase que arreglo ahorita de que gente como mi “compaye” no nace a diario… y el que nace no se logra.

Y creo que no soy el único

[email protected]
facebook.com/obedc
twitter.com/obedc


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/once-varas/queremos-tanto-a-goyo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo