Google-play App-store
Monterrey N.L.

Una regia en la capital

Cuando tenía  9 años, decía que quería ser arqueóloga; cuatro años después, me di cuenta que lo que me gustaba era algo muy diferente.  Cuando llegaba de la escuela a mi casa, agarraba una grabadora de esas que tenían para doble casette, y jugaba con mis amigos a que era locutora de radio.

Un día mi mamá me regaló un diario porque, según ella, le estuve poniendo mucho gorro: “¡Mis amigas tienen diario y yo no!”. De esa manera fue como empecé a escribir, escribir, escribir y escribir…hasta que me di cuenta que realmente lo que más me gustaba era eso, precisamente.

Estudié periodismo, lo cual no está tan alejado de ser arqueóloga, no porque tenga mucho que ver sino porque igual te mueres de hambre *carita triste*. Y así fui por la vida, disfrutando de la universidad y sus clases, de maestros enojones y uno que otro medio mamón. Lo mejor de la Universidad fue que al único maestro al cual respeté mucho y lo sigo haciendo, le gustaban todos mis trabajos, y aunque eso no pueda ser parte de mi curriculum, lo tengo como una muy buena referencia.

Después pasaron los años, los trabajos, los amigos, los novios, las experiencias, y aquí estoy en el DF, buscando “lograrme”, como me dijeron por allá en mi rancho.

Hola, soy regia y no tengo idea de lo que estoy haciendo pero vengo a la capital a buscar trabajo.  Siempre fue un plan frustrado el venirme al DF, y ahora que ya es una realidad, me siento como pez en el agua. Lo bueno, es que los peces no se ahogan; lo malo, es que se mueren si no les dan de comer. ¡Ouch!

Llevo tres semanas y esta bonita ciudad ya me dio la bienvenida  con uno de sus mejores shows, un temblorcito de 7.5 grados. Nada mal para estar en un séptimo piso. Gracias a eso, tengo muy metido en mi cabeza que si me quedo a vivir aquí, no quiero estar más arriba de un cuarto piso. Fuera de eso, me encanta el ruido, el tumulto de gente, el smog, los olores maravillosos que salen de las coladeras… Naah ¡obvio no! Pero, no se crean, amigos del DF, su ciudad está brutal.

Aún y con todo lo malo que pudiera tener el vivir en un lugar tan caótico como este, creo que todo se puede disfrutar si se ven las cosas desde una perspectiva a futuro. Algo así como ver a través de la espada del augurio de León-O. Bueno, no tan así, pero igual hay que imaginarse que algo chido va a salir de todo.

Por lo pronto, seguiré vagando por las calles de la capital en la búsqueda de la felicidad y una que otra cosa interesante, dando gracias al cielo que no soy arqueóloga porque no sé que hubiera sido de mí, de mi futuro, de mi vida ¡de mi todo!  Sí, fue buena idea estudiar periodismo.


Kiki.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/onda-urbana/una-regia-en-la-capital
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo