Google-play App-store
Monterrey N.L.

2016: año de prueba para la democracia

Tierra De Nadie
Por Walid Tijerina





Queremos culpar de todo a las encuestas, a la supuesta ciencia de los “números fríos”. Seguimos con esa terca necesidad de querer predecir el mundo, tratando de encasillar los raciocinios de ciudadanos de acuerdo a híbridas y ambiguas mezclas entre economía y psicología. Por allá de los 60s, las llamadas “behavioral sciences” salieron catapultadas de la academia estadounidense con la presunción de que podían predecir elecciones políticas, económicas y psicológicas. Dichas “ciencias”, no obstante, debieran ser vistas sólo como un soporte a las ciencias sociales; y aun así, no debiéramos esperar que de ellas emanaran las leyes frías más características de las ciencias naturales o físico-matemáticas. Ahora, ante el incomprensible paso de la democracia a través del mundo, lo más fácil es culpar a las encuestas y a sus modelos con pretensiones proféticas. Lo que debiéramos reconsiderar, sin embargo, es la evolución de nuestras democracias por sí mismas, de nuestras sociedades por sí mismas.

Creo que fue Thomas Jefferson quien resaltó las incómodas repeticiones de sentimientos y vaivenes nacionales de un siglo a otro. Ahora, parece estar pasando lo mismo. Hace un siglo comenzó la época de guerras mundiales, de nacionalismos y fascismos después de fallidas integraciones (o expansiones) económicas. Ahora se vuelve a hablar de guerras mundiales. Algunos dicen, incluso, que la Tercera Guerra Mundial ya está en curso –aunque lejos todavía de nuestras orillas. Otra vez vemos esa aversión a los movimientos migratorios e interculturales. Otra vez vemos el ascenso de personajes de dudoso discurso –entiéndase Donald Trump o el partido neonazi de Austria, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Camus dijo que uno de los errores más comunes de las civilizaciones era una especie de egocentrismo, de creer que esa presente civilización era la medida para el pasado, la historia y el futuro entero. Es, creo yo, algo de arrogancia también que nos ha llevado a olvidar las lecciones del pasado. Pero el 2016 y los inesperados resultados de referéndums o elecciones surgieron como un temible recordatorio de que hay una ola de inconformidad hirviendo en nuestras ciudadanías. Dejemos de buscar culpables, lados buenos y malos. Empecemos, en cambio, a buscar los motivos del malestar ciudadano como primer paso para enderezar el rumbo de nuestros barcos.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/2016-ano-de-prueba-para-la-democracia
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo