Google-play App-store
Monterrey N.L.

Los cuervos del Salinismo: SNTE y América (In)Móvil

Tierra De Nadie
Por Walid Tijerina




Cría cuervos y échate a dormir, dicen aquellos dicharacheros de sobremesa que seguido son la fuente de adoctrinamiento de la vieja escuela. Lo que no espeta el dicho desde su añeja composición es instrucción alguna para luego capturar a esos cuervos. Una vez en vuelo, con las cualidades que tanto asombraron a Da Vinci, estos pajarracos son harto difíciles de atrapar. Si no, pregúntenle al PRI.

Fue al inicio de los noventas cuando dos cuervos muy particulares fueron fomentados (si acaso no criados) para después emprender altísimos vuelos mientras su bienhechor –el PRI—dormía una siesta de incierta duración. Carlos Slim, por un lado, y Elba Esther Gordillo, por otro, apadrinados por Salinas durante su presidencia. Por más que quieran atribuirle una larga lista de culpas y deméritos, el joven y talentoso Carlos Slim ya había convertido su start-up financiera en un gigante antes que recibiera la “ayudadita” de Salinas. Luego, claro, en 1990 adquirió Telmex en conjunto con una empresa francesa y otra estadounidense. Lo que sigue es historia, ¿no? Uno de los monopolios en manos privadas más rentables de América Latina.

Y en la otra esquina, portando shorts y camiseta naranjas con el apodo de “La Maestra” al frente, está Elba Esther Gordillo –quien también en la administración de Salinas fue empoderada a través del liderazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Y la historia también está escrita en esta esquina, ¿no? Las corruptelas, ventas de plazas y enriquecimientos ilícitos abundaron durante el liderazgo de La Maestra.

Pero no, al regresar al poder, el PRI quería dar entender que no todo estaba perdido en esa “olvidada e insomne noche” que es la historia, de acuerdo a palabras de Derek Walcott. No, señor, el valeroso Caballero de la Galante Armadura, Enrique Peña Nieto, estaba decidido a desfacer todos los entuertos y atrapar todos los cuervos de su antecesor. Y el primer lanzazo deshizo pues el escudo de la Maestra, tumbándola del caballo del SNTE y metiéndola en galeras –todo, incrédulo lector, en el mismo acto. Pero el sagaz Slim prometía ser un cuervo más escurridizo. Las redes de la reforma a las telecomunicaciones tardaron pues varios años hasta que las fuerzas monopólicas de su América Inmóvil se vieron decimadas –y ya apareció por tanto el titular aquel del New York Times: “El hombre más rico de México enfrenta un nuevo enemigo: el Estado que ayudó a hacerlo rico”.

Ahora, como resucitado de la ultratumba, ha aparecido también el mismísimo Carlos Salinas, caballero más recorrido que Amadís de Gaula, para confrontar al cuervo de todos los cuervos, al cappo de tutti capi según sus sorprendentes declaraciones: el neoliberalismo. Salinas recetó entonces un poco de su poción dizque mágica, el liberalismo social, para hacerle frente a un neoliberalismo que “sólo propone abusos en el mercado para el individualismo posesivo.” ¡Váleme Dios! La historia sigue escribiéndose, estimado Walcott, aunque con las mismas cualidades insomnes.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/los-cuervos-del-salinismo-snte-y-america-in-movil
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo