Google-play App-store
Monterrey N.L.

El House of Card del sexo

Estados Unidos es el imperio de los hipócritas. Los norteamericanos pueden elegir a un presidente machista, sexista, misógino, y al mismo tiempo expulsar de las aulas universitarias a un catedrático por querer corregir la mala conducta de un afroamericano. Y en el ínter, muchos jóvenes sí están sufriendo verdaderos y graves acosos de sus maestros, sus jefes o sus propios familiares, valiéndose de la impunidad. 

El problema de la reciente andanada  de denuncias por hostigamiento sexual, que son menos de las suscitadas, es que adelantan sentencias. Se acusa a actores consagrados por tocamientos a hombres y mujeres por igual, sin pasar por el tamiz legal del juicio correspondiente. Netflix produce infinidad de series machistas, sexistas y misóginas, pero no duda en despedir a una de sus figuras estelares por el linchamiento moral de que es objeto.

¿Son ciertas las acusaciones contra Kevin Spacey? ¿Es culpable Dustin Hoffman por asediar sexualmente a una compañera de producción hace más de treinta años? ¿Es real que el nonagenario Bush padre, desde su casi invalidez en una silla de ruedas le pidiese hace poco a una reportera tener relaciones carnales? Probablemente sí, aunque al final se trata de la versión de una persona frente a otra. A veces (que son las menos) las acusaciones por hostigamiento sexual son venganzas de la supuesta víctima contra su supuesto agresor, o simplemente búsqueda de fama rápida y gratuita. El único recurso que le queda a un mediocre para figurar. 

Últimamente a Roman Polanski le han brotado acusaciones de acosos sexual como hongos en terreno húmedo. Y uno no entienda cómo pudo filmar tantas películas de gran factura si su único propósito en la vida era toquetear a aspirantes a actrices que hoy, a la vuelta de cuarenta años, son amas de casa que quieren figurar y de paso pagar facturas de luz eléctrica, despensa y colegiaturas.

COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/zona-publica/el-house-of-card-del-sexo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo