Google-play App-store
Monterrey N.L.

La apuesta del Bronco

No le escatimemos a Jaime Rodríguez su audacia para apostar fuerte. Es de cabo a rabo tahúr profesional. En el último encuentro del Presidente con empresarios de Nuevo León, hace un par de semanas, Peña les reveló estiras y aflojas sobre el TLC con Trump, acordó con ellos que empresas del estado participaran en la reconstrucción derivada de los recientes sismos, y finalmente intercambiaron posturas sobre la sucesión inmediata en el gobierno de Nuevo León.

“De Jaime no se preocupen, lo tengo bien agarrado”, dicen que dijo el presidente. “Pues agárrelo con las dos manos, porque se le va”. A partir de entonces, el tira-tira se intensificó entre el gobierno federal y el gobernador de Nuevo León: una espiral de mutuas suspicacias. De cualquier forma — punto a su favor — el Bronco ya le había sacado desde el pasado noviembre el presupuesto del 2018 para el Estado.

En un remanso relativamente tranquilo, Humberto Torres hubiera sido la carta fuerte del Bronco. En un entorno de presión extrema, el perfil de Manuel González (amigo de Jaime desde hace 30 años) se ajustaba mejor. Peña decidió no abrir frente contra Jaime. Por lo pronto. Una variante del arte de la negociación es postergar la negociación hasta navegar por aguas más propicias.

La reacción de algunos funcionarios federales sobre la designación del posible gobernador interino no tuvo eco. Se entiende: los diputados locales declinaron sospechosamente la facultad que les da el artículo 89 de la Constitución del Estado de decidir ellos quién revela al gobernador que pide licencia por seis meses. Nada tuvo que ver pues la coincidencia en tiempo con las amenazas fiscalizadoras del INE contra Jaime.

¿Qué se dijeron Jaime y el representante de Peña en la mesa de negociación? No se ha ventilado aún. Pero no hay que soslayar a una figura ofendida, cabildero en posición privilegiada, mecenas del PES y dueño de una agenda personal de despecho que acaso ha rebasado ya lo institucional: Miguel Ángel Osorio Chong. ¿Será Peña o será Osorio quien está ayudando a Jaime?

De esas alianzas extrañas resultará la inclinación de la balanza electoral hacia un candidato presidencial u otro. De momento nada está decidido. Las campañas tienen un nuevo jugador que apuesta fuerte y se va a los extremos. O como él mismo dice de sí mismo, en su nuevo spot televisivo, parafraseando al Quijote que no ha leído y a quien no se parece en nada, menos en su supuesta locura: “es un entreverado loco lleno de lúcidos intervalos”.

COMENTARIOS
comments powered by Disqus
http://panycirco.com/editorial/zona-publica/la-apuesta-del-bronco
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo