Minuto

Una deshonra ser casi últimos 

By diciembre 7, 2023No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

Que absurdo que se siga culpando a la pandemia del COVID 19 como causa que las generaciones recientes se hayan convertido en unos “asnos” que no saben sumar, restar, dividir y multiplicar y en el terreno de la gramática, carezcan de la elemental obligación de saber leer y escribir ya no digo con propiedad, sino con el mínimo decoro.

Aunque usted no lo crea conozco púberes de doce años que deberían estar cursando primero de secundaria o séptimo grado si nos referimos a la doctrina americana que no saben escribir sin faltas de ortografía y menos leer con agilidad.   En el terreno de las matemáticas no saben resolver un problema de suma, mucho menos aplicar una regla de tres simple directa, olvide usted si les habla de raíz cuadrada o le cuestiona sobre la tabla del doce, que, para los estándares en nuestra época, era obligación sabértelas de “corridito” so pena de reprobar y que tus padres acudieran a la dirección, eran palabras mayores.

La pandemia nada tiene que ver con la mediocridad, los calendarios, obligaciones y la flojera de los lideres sindicales, juntas de maestros, grilla de apartados y la irresponsabilidad de los coordinadores que ya hicieron costumbre de “logro sindical” la junta del viernes donde están proscritas reuniones de trabajo, exámenes, clases, evaluaciones, calificaciones o simplemente aprobar planes de trabajo para la siguiente semana.

La desaparición de la calificación mínima para pasar año para no utilizar el término de “reprobado” porque se trauma a los chamacos  huevones e irresponsables con una tara  mental que dañará toda su existencia hasta su muerte, es tan falsa como la ideología de los bandidos mercantilistas del negocio del futbol mexicano que desaparecieron el descenso creando una generación de mediocres que abarrotan una liga de maletas y que cuando llega la selección nacional a representarnos haciendo el ridículo acostumbrado, ponemos un grito en el cielo, cuando los hombres de pantalón largo -así pomposamente autollamados- que son unos sinvergüenzas, jamás podrán explicar ni justificar los fracasos a nivel mundial.

La generación actual de niños-jóvenes que está abriendo los ojos a la vida nada tiene que hacer sin una laptop o celular en la mano, no sabe lo más elemental que el tenedero de la esquina resolvía cuando nos mandaban a traer un encargo y que con el lápiz en la oreja sumaba en décimas de segundo lo que ahora no resuelven con tres doctorados.

Los que tenemos la suerte de dedicarnos a la escritura y lo hacemos con mucha pulcritud y más eficiencia nos ruborizamos cuando jovencitos “licenciados en ciencias de la comunicación” hablan o escriben una nota para que el editor en jefe se las autorice para su publicación.    Jefes de producción, gerentes o simplemente encargados del “generador de caracteres” no dominan ni las reglas básicas del bra, bre, bri, bro, bru o las el mb o nv.

Los niños de hoy, nos enseñan que esa es la dinámica que aprendieron de unos maestros igual de burros que aprendieron de otros igual de burros y no tiene porqué molestarnos los resultados mostrados por la PISA o la vida común diaria, una generación que nos avergüenza punto y si quiere buscar un culpable, ahí está en palacio nacional, no porque sea asno, sino porque su finalidad es otra, menos elevar el nivel educativo.

minutochavaportillo@gmail.com