Google-play App-store
Monterrey N.L.

La guerra de las consultas

México vive una verdadera guerra por el rating mediático para acaparar y ganar simpatías con miras a las elecciones del 2015 entre los tres principales partidos políticos: PRI, PAN y PRD.

 

Primero llegó la propuesta del PRD para llevar a cabo una consulta pública sobre la reforma energética como consecuencia de los cambios constitucionales y leyes secundarias aprobadas por mayoría en el Congreso de la Unión entre el PRI y el PAN.

 

El PRD parecía ganar terreno porque en las redes los cibernautas entraron de lleno al debate comprando la idea de que el Presidente, Enrique Peña Nieto "había empeñado" el petróleo a los grandes capitales nacionales y extranjeros.

 

"El petróleo es nuestro" rezaban las frases de perredistas y morenistas ataviados con la bandera de izquierda y en defensa de nuestros recursos naturales como lo hiciera en 1938 el Presidente, General, Lázaro Cárdenas con la nacionalización de la industria petrolera.

 

Más tarde, el PAN se pirateó una propuesta lanzada por el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Mancera, para que los salarios mínimos de los trabajadores fueran a la alza.

 

La dirigencia panista difundió spots en la radio y la televisión con una sola idea: qué aumenten los salarios mínimos para 2015. Mediáticamente es una propuesta muy vendible, incluso más que la del petróleo.

 

Todos pueden preguntar al que sea, al que tengan enfrente y siempre responderán que sí, que los salarios deben aumentar, principalmente para beneficiar a millones de trabajadores cuyos ingresos son realmente paupérrimos.

 

El PAN vendió una idea extraordinaria, aunque sin argumentos, pero la población comenzó a creer en que aumentar los salarios de los trabajadores puede ser posible.

 

Los analistas se preguntaban có0mo puede ser posible aumentar salarios sin que afecte la inflación o cómo le haría el PAN para aumentar salarios mínimos si cuando fue gobierno (12 años, del 2000 al 2012) jamás lo intentaron, ahora siendo oposición ¡menos!

 

La guerra subió de tono, se metió Cuauhtémoc Cárdenas, el hijo del Tata, a la guerra de las consultas, bajo el mismo argumento, Peña Nieto vende patrias, entregó el petróleo a las trasnacionales y hubo quien hasta predijo un estallido social en 5 años.

 

Los noticieros de radio, televisión y los propios periódicos fueron la caja de resonancia de estos dos partidos en guerra por el electorado con dos temas de interés nacional.

 

Faltaba el PRI, el partido en el Gobierno, de lanzar su misil para torpedear las consultas propuestas por el PRD y el PAN con la finalidad de ganar simpatías visiblemente electorales.

 

El dirigente nacional del PRI, César Camacho, dejó salir de su ronco pecho un obús: reducir el número de diputados federales y de senadores plurinominales.

 

Este ha sido un tema que elección tras elección se discute y se debate por políticos y ciudadanos.

 

La reacción en las redes fue favorable a la propuesta priista.

 

El PRI se subió al ring, lanzó su propuesta de consulta ciudadana y emparejó los cartones para iniciar la discusión sobre estos temas de interés nacional y de mucha trascendencia.

 

¿Cuál de las propuestas es posible? ¿Cuál de las propuestas es demagogia? ¿Cuál de las propuestas será aprobada? ¿Cuál de las propuestas será rechazada?

 

Respondiendo a estas interrogantes, diría que la propuesta del PRD puede tener sustento, pero los perredistas necesitan de alianzas para llevar a cabo una consulta de este tamaño y volver a cambiar la constitución. Eso no será posible y por consecuencia será rechazada.

 

La consulta del PAN de subir los salarios mínimos está totalmente descabellada, desproporcionada, es demagogia barata; para subir los ingresos de los trabajadores se necesitan muchos factores económicos que no provoquen inflación y que ayuden al crecimiento de la economía nacional.

 

Además, es un tema que no se discute en el Congreso de la Unión, esto se analiza en la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y para alcanzar niveles mayores de ingresos, primero necesita hacerse realidad el slogan del Presidente de que con las reformas bajarán los precios de la energía eléctrica, las gasolinas y hasta lo relativo a las telecomunicaciones: tv de paga, internet, telefonía.

 

Pero,. entonces no habría aumento de salarios, lo que habría es disminución del costo de algunos servicios y por consecuencia, el dinero de los trabajadores rendiría más, pero eso ya lo dijo Peña Nieto, así que la propuesta panista se cae por su inconsistencia.

 

Respecto, a la consulta del PRI, diría que es un clamor social, que los diputados están calificados como algo innecesario y en las encuestas son los que reciben las calificaciones más bajas de credibilidad y confianza.

 

Si el PRI se lo propone, está propuesta de consulta sí podría suceder, teniendo un rango de posibilidades mayor que las otras iniciativas lanzadas por el PRD y el PAN.

 

El PRI necesitaría del consenso de otras fuerzas políticas. Me atrevo a vaticinar que el PRD y la chiquillada la rechazarían, en tanto que el PAN e incluso el Vede y el PANAL estarían de acuerdo en reducir los plurinominales.

 

En la guerra y el amor todo se vale y creo que ahora El PRI volvió a mostrar el colmillo para demostrarle a perredistas y panistas de qué están hechos estos priistas que no están dispuestos a perder la mayoría en las elecciones federales intermedias del 2015.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/cronista-digital/la-guerra-de-las-consultas
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo