Google-play App-store
Monterrey N.L.

Adriancito el pequeño

Minuto
Por CHAVA PORTILLO








Pocas ocasiones hay para lamentarse de que teniéndolo casi todo se convierta en desperdicio y es el caso del alcalde de la ciudad más importante del país, porque contando con juventud, preparación aceptable y apoyo desmedido se bote a dónde van los desperdicios.

Varios meses duró la novela para saber quién gobernaría la metrópoli en una larga y encarnizada lucha donde el panista Felipe de Jesús Cantú luego de recibir la constancia de mayoría por haber contabilizado voto por voto, casilla por casilla, le fue revocado en la última instancia por un cuerpo colegiado que encabezaba la señora Janine Otálora -que por cierto ya no está entre los activos- costando un Potosí en una de las elecciones más absurda y turbias que se recuerden en el país.

Ya sabemos que Lorenzo Córdova el amigo preferido del sinvergüenza Enrique Peña Nieto, ha sido uno de los factores explicables que se mantienen en el organismo electoral más costoso e inoperante en la historia sobre todo si se equipara con la seriedad de los antecesores como Pepe Woldenberg y Luis Carlos Ugalde a los que se les debe la transformación y prestigio del INE que vino a desaparecer el sátrapa Lorenzo saqueando las arcas del Instituto.

Pero esa es otra barbacoa, al final de cuentas los astros se alinearon para que Adriancito el pequeño se re-eligiera en presidente municipal de Monterrey en uno de los episodios más tristes de la comuna y con la peor perspectiva, porque aunque usted no lo crea, ante la desnutrición de la caballada tricolor el pobre de Pedro Pablo Treviño recién nombrado mandamás del PRI ha tenido que considerar al  pequeño y fatuo alcalde regio como posible pre-candidato a la silla que ocupa el bronco Heliodoro.

No sé si Felipito hubiera sido mejor alcalde que pequeñín ya que cuando ocupó el trono no fue la sensación que presume y prometía a la alborotada gallera que ávida de un buen gobierno y después de haber padecido catástrofes como el babalucas de Maderito, el pillo de Fernando Larrazábal o la reina de las peores alcaldesas deshonestas  Margarita Arellanes que inexplicablemente no está en chirona.

Pobre Monterrey, porque después de padecer una pésima administración con Adriancito tendrá que soportar otro trienio porque ya sabe usted que a los beatos se beatifican…y a las ratas, se ratifican.  

¿Cuál son las causas para compadecernos por la llegada de nueva cuenta de pequeñín?  Durante el litigio para saber quién sería el alcalde regio no hubo quién despachara en la oficina del alcalde y ¿saben que pasó?.... Absolutamente nada.

Las calles siguen destrozadas por asfaltos del grueso de un papel maché y que los constructores “agradecidos” reciben pagos como si fueran de la dimensión obligada.  La iluminación es negocio aparte, se está cocinando un contrato por muchos millones de pesos y por tiempo bastante prolongado a una empresa que apoyará la campaña para la ilusión de ser gobernador de pequeñín.

Luis Carlos Treviño Berchelman debe estar escondido debajo de una almohada por ser quién lo formó como político pues era su bell boy y  estar avergonzado, como Pedro Pablo Treviño que siempre lo ha considerado un baluarte de la devaluada baraja tricolor…pero es lo que hay.                          [email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/adriancito-el-pequeno
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo