Google-play App-store
Monterrey N.L.

Aspirina al cáncer

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






Yo fui uno de los ilusos que soñé que con Andrés Manuel y su 4ª. Transformación las cosas serían diferentes para bien y en lo que se refiere a dureza en la aplicación de la justicia siguiendo el viejo adagio Juarista que para los amigos justicia y gracia, para los enemigos, justicia a secas, pero no, como los cochinitos de cri cri, me caí de la cama y me puse a llorar.


La sacudida al árbol petrolero por el caso Odebrecht nos trajo más amargo que melcocha, porque cuando señalaron al pillo de Emilio Lozoya como millonario y corrupto cómplice de la mafia del poder, confeso de las sinvergüenzadas, dije ahora sí, llueve en Zacatecas o nos lleva la chingada, decían los revolucionarios en el fragor de la batalla.


Por lo pronto lo condenan a diez años inhabilitado para ocupar un encargo público a lo cuál respondió con sonora carcajada: uy uy uy, que mello, me estoy muriendo del pavor.      Emilio jamás había desempeñado cargo y en su currículo nunca había recibido pago alguno por desempeño a labor útil, así es que pasaron cuarenta años para que lo invitaran, puede pasar otro tanto sin que lo vuelvan a invitar.  No sean ilusos, además con las alforjas retacadas de parné, como que ni falta hace.


Ayer en los noticiarios electrónicos el tema obligado era Emilio Lozoya y entre otras linduras exhibieron que los dos asistentes del ex director de PEMEX exigían de 150 mil a un millón de devaluados pesos para que el arrogante funcionario recibiera a cualquier solicitante cuarenta y cinco minutos  sin el compromiso que el asunto a tratar se resolviera.


En caso que hubiese interés por parte de Petróleos recibirían los agraciados las normas y el cómo se concatenara el negocio pretendido naturalmente con la tajada del león para el Emilito que salió bravo para la repartición.


Odebrecht tendrá que soltar la sopa y confesar las trapacerías como el Etanol salía vendido de las plantas a un precio menor en el mercado y después de transformarlo en producto terminado y curiosamente requerido por PEMEX volvía al origen a un precio mayor con la comisión incluida en el paquete.  ¿Simple no?


Las concesiones para operar en diversos estados del país las empresas de Agua Potable en condiciones de ventaja ofrecía la oportunidad para que los excedentes en las ganancias fueran abundantes y ser mayor la cantidad que iba a parar a las carteras de: Emilio Lozoya, Luis Videgaray y…Enrique Peña Nieto.


Por si no está usted enterado, la operación con Odebrecht nace desde que Peña iniciaba la aventura gubernamental de quedarse con la silla de su tío Arturo Montiel, así que requiriendo dinero a manos llenas y habiendo quién lo proporcionara…a darle que es mole de olla.

Lo risible además de la inhabilitación por diez años, es la ridícula multa impuesta por el juez ya que los trescientos millones de pesos, Lozoya los trae en el cajuela de guantes de uno de sus autos. MENUDENCIAS: ¿no existe complicidad en  este amasijo? Porque ya quedó al descubierto que los tesoros no nada más eran para Lozoya y creo sería injusto que Luisito Videgaray y el novio de Tania Ruíz anden tan campantes de socialitos en las bodas mientras el otro pobre ratón masca barrote.

[email protected]


 

 






COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/aspirina-al-cancer
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo