Google-play App-store
Monterrey N.L.

Futurismo tramposo

Minuto
Por CHAVA PORTILLO







Reconozco que soy un soñador que jamás imaginé que el agua que bebemos tendríamos que pagar por ella, siendo un recurso natural y que el mundo está cubierto por dos terceras partes nunca pensé que el vital líquido que salía por la llave donde solíamos “prendernos” de chamacos para aliviar la sed después de jugar a la roña tendríamos que liquidar mucho dinero para tener la fortuna de tenerla en casa.

Hoy es moneda de cambio y las civilizaciones se proyectan y desarrollan dependiendo del recurso apareciendo los políticos que sin tener vela en un entierro dicen y deciden cómo, cuándo y de dónde se puede extraer agua para definir el futuro de un poblado.

De la misma manera que el lagarto López Obrador cancela aeropuertos, rechaza reformas educativas y vende aviones presidenciales aún cuando no tiene poder ni palabra para hacerlo, igual irresponsablemente alardeó ante tamaulipecos que el agua del río Panuco no saciará la sed de los nuevoleoneses, argumentando que el líquido del caudaloso río gran parte es para que los industriales se lo roben y evadan impuestos al no pagar el precio real de la llave.

Vámonos por partes.  Por más inteligente o perverso que presuma ser AMLO es imposible que ya tenga un diagnóstico de la enfermedad y su medicina en uno de los miles de males que padecemos todos los mexicanos para que en un suspiro desde Mérida hasta Ensenada como decía el promocional de los sombreros Tardan, tenga la solución a todos los problemas, porque hasta diosito tardó siete días en crear este mundo que hoy usamos.

No sabe aún el badulaque que sueña que ya es presidente cómo está el abarrote, si el agua que hoy solicitamos la queremos para bajarle al baño, lavar los calzones o hacernos limonada y es irresponsable que dé por un hecho que los industriales de la Carta Blanca o la Coca Cola se quieran robar el líquido para embotellarlo y venderlo, o que los asociados de la industria metal mecánica quieran quedarse con el agua para producir más lámina acanalada como IMMSA.

Es muy torpe afirmar que tanto de la vertiente del Santa Catarina y las faldas del cerro de la silla  -donde está el estadio de futbol- hayan metido gigantescos “popotes” para chupar el vital líquido y mandarlo a una cervecería que está en avenida Alfonso Reyes para fabricar un líquido ambarino que tiene nombre de mensaje en un sobre blanco.       

Es demasiado torpe, absurdo y tendencioso prejuzgar y atreverse a jugar con la sed de un pueblo como Nuevo León queriéndolo equiparar con su natal Tabasco donde llueve un día sí y otro también y que en temporada de huracanes las presas son insuficientes para almacenar los millones de metros cúbicos que diosito les manda por benévolo y donde las reses tiene que andar como pericos trepados en las ramas de los arboles porque no pueden nadar toda la jornada.

Estoy consciente que dios da el agua pero no la entuba y que ni modo, tenemos que pagarla a precio que jamás pensé en que tendríamos que pagarla, pero que un mesías de plastilina con sueños de presidente desde ahora diga que el agua del Pánuco no viene a Nuevo León probablemente haga que algunos tamaulipecos voten por el lagarto aunque el agua vaya a parar al golfo de México, pero lo que si traerá de consecuencia es que los regios le pensarán dos veces sufragar por alguien que todavía no ve nacer el potrillo y ya anda pensando darle rienda.               [email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/futurismo-tramposo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo