Google-play App-store
Monterrey N.L.

Jamás calladito

Minuto
Por CHAVA PORTILLO











No tratar el tema del contagio del presidente López sería una insensatez y aunque algunos podrían calificarlo mezquino y que nos vamos a la cargada, es preferible que rehusemos a lo que considero obligación aún que se haya permeado a las benditas redes sociales, las que nunca reclaman y aceptan todo como sufridas esposas, que el cocodrilo tabasqueño hizo más faramalla que el riesgo por el que atravesó.

Primero, les dejo mi reputación a los que se han confesado adoradores fanáticos del peje echen su gato a retozar y se lancen a mi yugular e injurien al no aceptar lo que es del dominio público de lo cual yo coincido, el señor López ya estaba vacunado con sus dos respectivas dosis y que como merolico imitador del capitán de fragata, los niños y las mujeres primero, a mí, déjenme al último al cabo estoy protegido por san Pascual bailón y la virgen de los siete puñales.

Si no se vacunó, es doblemente inmoral, necio e irresponsable no porque nos interese poco o mucho la salud de Andrés Manuel López Obrador hermano de Pío, sino que preocupa infinitamente la vida del Presidente de la República aunque no hayamos sufragado por él.

A otro perro con ese hueso.    No es posible que siguiendo los pasos del demente señor Donald Trump no se haya dado cuenta del craso error que quieran aceptarlo o no, le costó su re-elección ya que buscando conmiseración, lástima y pena ajena en un acto de patriotismo burdo y estúpido continúan sin usar el cubre bocas y reitero, no porque nos duela el padecimiento de López o Trump, que sea lo que las suerte les tenga guardado, lo que importa es la infinita misericordia que sienten los seguidores de las figuras de papel maché.

Además del cataclismo que pudieran causar sus padecimientos y no deseado deceso, los contagios que producen el andar en reuniones donde los abyectos y rastreros colaboradores no portan el adminículo para quedar bien con el jefe, que para eso, es el jefe, ya ven ustedes que ni el cocodrilo ni el roquero Gatell han sido ni portadores ni promotores del uso del cubre-bocas.

Bien por el bronco Heliodoro que lo recibió, compartió espacio y afecto sin dejar de usar el antifaz bucal con aplauso incluido por haber aceptado en tierras sabinenses que se compraran las vacunas por capitales privados.

Pobre de Clara Luz Flores candidata a la gubernatura casi gobernadora que mostrando una objetable sumisión compartió el pan y la sal con el gran tótem que vino indiscutiblemente a dar el espaldarazo y corte de listón para que la candidata arrancara sin rubor ni duda de que será la elegida por Juan ciudadano después que el monarca diera su bendición en el más puro prinosáurico con el remate del famoso pie de página: no se haga bolas.

Les dice algo que haya sido por la mañana en Sabinas Hidalgo tierra de Manuel Florentino y en la tarde en Linares donde el bronco tiene muchos quereres ¿que el cocodrilo se haya placeado y diseminado su virus que ya traía en el alma y en sus pulmones?

Pero hay un dios que todo lo ve y todo lo juzga, me importa muy poco que les parezca mal la crítica agria a un personaje que por su terquedad y avidez por el poder sea capaz de buscar la popularidad que se le escapa de las manos como un chorro de arena que empieza a estar muuuy caliente.                                              [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/jamas-calladito
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo