Google-play App-store
Monterrey N.L.

La triste historia de Tijuana

Minuto
Por CHAVA PORTILLO







Algo tiene Baja California diferente en el suelo mexicano.  Sus habitantes se creen si no de sangre azul, sí se sienten bordados a mano, dominan el spanglish y son más gringos que los demás habitantes de cualquier frontera ya sea Laredo, Matamoros, Juárez sin olvidar a Reynosa canturreaba piporro.


Baja es una tierra de bonanza, cuentan con viñedos, la riqueza del mar y el turismo, sus playas aunque frías son escenario de un espectáculo majestuoso en la migración de ballenas, en la pesca del vela y el atún alta de oro son los meros papas fritas además de haber inventado la ensalada César, el clamato y los únicos en degustar la original receta de comer langosta, con frijoles acompañados con tortillas de harina.


Cuentan con un litoral envidiable y su frontera es la más concurrida en el mundo quieran reconocerlo o no; intentar cruzar la “línea” de Tijuana a San Diego es misión imposible y la frontera americana es una de las comunidades más bellas y caras de todo el continente americano, bueno hasta cuentan con la presencia de la bandida más grande y detestable que ha creado la política mexicana… Elba Esther Gordillo.


A unos cuantos kilómetros está la población de Tecate, nombre que lleva una de las cervezas más populares y sabrosas del catalogo de la cervecería Cuauhtémoc y más allá está la antesala del infierno…Mexicali que cuentan tiene sólo dos estaciones, la de radio y la de calor, cuna también de sinvergüenzas profesionales avecindados en Monterrey, pero esa es otra historia diría mamá Goya.


Se come la mejor comida china del mundo, incluida la original, y la belleza de La Rumorosa ha sido inspiración de bella prosa y música de José Alfredo Jiménez y su caballo blanco.

También tiene historia negra, en Lomas Taurinas asesinaron a Luis Donaldo Colosio y a causa de eso, heredamos a uno de los Presidentes más nefastos que recuerde la historia de México incluida Martha Fox porque era la que gobernaba no Vicente el badulaque.  


Ernesto Zedillo Ponce de León ha sido uno de los personajes más impopulares, deshonestos y traidores a la patria.  Tuvo la osadía y ocurrencia de regalar los Ferrocarriles Nacionales de México por unos cuantos pesos a una compañía donde ahora curiosamente es socio y ejecutivo en una de la patrañas más tristes para el pueblo de México, dejando a Antonio López de Santa Ana como una madre Teresa de Calcuta.


Pues en esa tierra, nuestro presidente actual Andrés Manuel López Obrador tuvo la ocurrencia de convocar a tirios y troyanos para enseñarle al mundo que nuestro país está unido y que jamás seremos vencidos -ji ji ji-  luego de escuchar la perorata del Presidente de la CONAGO, de AMLO y lo más rescatable, el discurso de Porfirio Muñoz Ledo que fue el único que tuvo los tamaños para decirle a quién debía decirle, lo que debía decirle con elegancia aunque enseñando que le padre tiempo es inexorable y no da vigor perdurable, con una dentadura tan defectuosa como ausente y arrastrando la gramática causando pena el que por largos años fue azote de los déspotas y paladín de los pobres, convertido en un esparadrapo.

Cerró Andrés Manuel, que fué a entregar la vida en el discurso y nadie entiende cuánto nos costará el perdón de no gravarnos más impuestos gringos, ya lo sabremos con el tiempo.   Por lo pronto la Guardia Nacional se irá a vivir permanente al sureste Mexicano y no para cuidar el tren de ilusión sino para prohibir la entrada de los migrantes que ahora odiamos con singular simpatía.


                [email protected]       


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/la-triste-historia-de-tijuana
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo