Google-play App-store
Monterrey N.L.

Los maestros y la carabina

Minuto 
Por CHAVA PORTILLO










En ocasiones pienso que Andrés Manuel es muy picudo o muy ingenuo, muy osado o muy timorato, muy inteligente o bisoño al fin, porque de otra forma no encuentro clasificación para juzgarlo.

Siento a veces a un presidente muy echado p’alante, bravo y pendenciero, otras, es una niña llorona inconsolable que anda como la zarzamora llora que llora por los rincones.

La negociación con los mal llamados maestros porque no alcanzan el calificativo de catedráticos ni de ilustres educadores, se convirtió en una hidra de cien cabezas que aterroriza al respetable y gana en todas sus exigencias ante el mismísimo cocodrilo mayor, como las plazas heredadas, que exclusivamente los líderes definan promociones, ascensos o despidos y una de las principales aberraciones…que los iniciados estudiantes por el solo hecho de tener la intención de intentarlo, saldrán con una plaza in-dis-cu-ti-ble-men-te.  ¿Absurdo?       ¡Sin duda!

Pero a pesar de todos los puntos aprobados, canonjías confirmadas y prebendas autorizadas los mequetrefes aprendices de educadores y engendros de satanás se dieron el lujo de “cantarle un tiro” al mismo Andrés Manuel encerrando a los Diputados hasta que se les hinchó la gana y tuvo que salir el diputado bailarín de sólo para mujeres Sergio Mayer, -que para algo tenía que servir- haciendo las veces de abogado del diablo y abrir las puertas del recinto legislativo, hágame usted el recabrón favor.

Ora sí que toda la clase legisladora dedicada a crear leyes e imponer el orden y manejar con mano dura las excentricidades y frivolidades de un grupúsculo de cavernícolas que no están dispuestos a estudiar para enseñar, tuvieron que suplicar a los rebeldes sin causa que hasta que no les dio su regalada gana dieron salida a los “intocables” señores diputados.

¿No existirá orden, juez ni organismo capaz de ponerle el cascabel al gato educador?  Se tienen que seguir pasando la justicia por el arco del triunfo de un grupo de irracionales que hasta fotografía se tomaron con el cocodrilo mayor de este pantano.

Porque razón el peje confunde la delgada línea que separa la respuesta hostil y el encono con el insulto con besos y bendiciones con tal de no atropellar los derechos humanos.

Cuándo será capaz el presidente de exigir que no se confunda lo suave con lo aguado y de un manotazo en su escritorio ponga un hasta aquí a unos intocables y revoltosos profesores que lo único que están procreando es una generación de maestros mediocres que no alcanzaron la calificación de aprobados,  que cosecharán alumnos peores de malos estudiantes y profesionistas fracasados, por el amor de dios y María Santísima, ¿qué no lo están viendo?

Desde que tuve uso de razón me enseñaron que cinco era reprobado y seis aunque mediocre aprobado, siete regular, ocho ai la llevas, nueve casi llegas y diez mereces las guirnaldas.

Porqué habrá que darle trabajo a un papanatas que a lo mejor pudo haber sido un albañilcon vocacíón o un mejor plomero o excelente barrendero.  Para que le vamos a poner un cencerro a un mediocre que sin duda terminará perdiendo a la manada.

Alguna ocasión reprobé una materia, repetí año, no me llevaron con un psicólogo, ni se acabó la vida ni me colgué de un mecate, la vida siguió y no pasó nada porque no fui profesor.                  [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/los-maestros-y-la-carabina
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo