Google-play App-store
Monterrey N.L.

Más vale tarde

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









Durante el tiempo que ha transcurrido la administración del primer gobierno independiente que encabeza Jaime Heliodoro se ha hablado de éxitos, fracasos, omisiones, genialidades y sorpresas, tal vez amalgamados de un ingrediente infaltable que ha sido el ajonjolí de todos los moles políticos de este novedoso estilo de gobernar, la comunicación.

El bronco es per sé un genio en la interpretación de cómo hablarle a la gente, el reflejo al ganar las elecciones de la manera que lo hizo es muestra inequívoca de su gran convocatoria y verbo ágil, es un espejo del cocodrilo mayor que no aceptarlo es una sandez.   Tanto Jaime como Andrés Manuel poseen ese no sé que en no sé dónde.

No es primicia destacar la obra y la recomposición del tejido social que ha logrado en estoscuatro años de enfrentar las adversidades que heredó de un gobierno bisoño ocurrente e improvisado que nunca pudo arrancar porque Humberto el padre incómodo de Rodrigo jamás le dio la oportunidad, acarreando como resultado una administración de fracasos.

Llegó un político con muchas millas recorridas con una manera diferente de enfrentar las cosas y la forma de comunicarlas, poniendo hermetismo en el cajón de los dineros que se mantuvo abierto y sin candado por espacio de los seis años del joven gobernante que imaginó que con carretillas de parné solucionaría los problemas interpretando al avestruz, escondiendo la cabeza y enseñando la parte de la anatomía donde termina la espalda.

Echó Jaime mano del publicista cachanilla que le había diseñado la campaña y jamás se dieron cuenta que Rentería sabía de la promoción y vencer la escarpada, de llegar a la cima y tomar plaza, pero luego requería el bronco de un comunicador de la obra realizada, del proyecto utilitario, del beneficio exigido, no solamente del cuete, al tamborazo y la matraca.

Agradecido como suele ser, el bronco brindó la oportunidad a una niña que guardaba con ella el afecto indiscutible a Jaime candidato en su metamorfosis a gobernador, pero el compromiso era gigantesco y muchas ocasiones no tan solo con entusiasmo se enfrenta el mar embravecido y la chava nunca supo decirle a su patrón, que no podía con el barco.

Durante semanas Memo Martínez, un periodista tamaulipeco hecho en Nuevo León se autopromocionó que podía ser el elegido, el poderoso Aquiles que acompañaría a Heliodoro en su aventura, obra había, solo había que hacerla saber cómo Heraldos de las buenas acciones.  Suele decir el perro Bermúdez…quedó en tirititito.

Ayer el gobernador le entregó los trastos a Hugo Díaz de León, viejo periodista inteligente y moderado, que sabe hablar los idiomas de los pica teclas y como los buenos caballos de carreras, sabe jugar casi todas las tierras, pero sobre todo, no con el dispendio y el sobre lleno, que así cualquiera sabe de aguacates o como suelen decir los que sabemos de arroces y novelas, con una botella de tinto en la barriga y con quince mil duros en la bolsa, cualquier pinche es paellero.  

Ayer, el perico mayor lo adelantaba, Hugo Díaz de León es el nuevo comunicador y Diana Adame al Canal 28 que era su sueño desde niña.  Que les vaya bien y que suenen las fanfarrias de la obra que ha realizado el bronco Heliodoro, que es mucha y buena, pero pocos saben.       [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/mas-vale-tarde
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo