Google-play App-store
Monterrey N.L.

Otoño muere en primavera

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






El gobierno de Jaime Heliodoro empieza a elaborar lo que sería el cuarto Informe en esta aventura Independiente en la que muchos apostaron por primera ocasión a un hombre sin membrete de partido, sin colores ni marca en la etiqueta.

Juan ciudadano, harto de la parafernalia que le causó el tradicional partido político puso su confianza en algo que no estuviera contaminado, que no tuviera el tufo del PAN que traicionando a sus principios, prosapia y rancio abolengo pero sobre todo decepcionado por personajes como Adalberto Madero, aquel pobre diablo, cínico que resultó más sinvergüenza que los profesionales y que sin importarle ser mofa por sus carencias de presencia y taras en el lenguaje, haciendo ridículos insistía ser nuevamente alcalde de la ciudad capital.

Luego vinieron Larrazábal y Margarita Arellanes que han roto la continuidad de la gente decente que defendió los colores del panismo tradicional en personas como “coco” Coindreau, Fernando Canales, Maquío Clouthier, Raúl Monter, Luis H. Álvarez y el “pipiolo” Carlos Domínguez Ahedo, donde los nuevos panistas dejaron la casa tirada, arrastrando el saco, enlodando el apellido y percudiendo el prestigio de un organismo que hoy brilla por su ausencia.

Del PRI ni para que gastar espacio, lo reitero, es nada de lo que también en tiempos pasados fueron mejores y a lo mejor criticados por errores arrastrados confundiendo la decencia con la arrogancia, hicieron mucho más de lo que hoy los pobres exponentes de la pandilla tricolor son un remedo de lo que es el oficio político.  No me van a decir ustedes que podrían comparar la popularidad y eficiencia del Benjas Clariond con lo bisoño, deshonesto y falto de background de Adriancito el pequeño trucu tú, que su prioridad es ejercitar el bíceps y no el cerebro.

Pero bueno, con esos bueyes nos tocó arar.   El bronco llegó a tambor batiente y si tuviéramos que criticar en su actuación como primera voz en el concierto podríamos reclamarle que equivocó parte de su gabinete que supo remendar en el camino.

Desde un Procurador Roberto Flores que fue más ridículo hombre espectáculo que impartidor de Justicia o una Secretaria de Educación Estela Gutiérrez que entendía del oficio lo que este reportero entiende de aviación.  Otra garrafal equivocación y sorpresa fue Eduardo Elizondo tal vez porque había algún compromiso adquirido en la campaña, pero craso fue el error.

Roberto Rusilddi y Fernando Turner de lo poco rescatable y tal vez Nora Cantú en Contraloría habría que aplaudirlo, pero Natalia Berrún en Desarrollo Social y Jorge Arrambide en Metrorrey fue pifia garrafal que supo componer en el camino, como fue también el General Antúnez que había sido compañero en la milicia de Guillermo Moreno Serrano -QEPD- y nunca se pudo igualar por falta de talento. 

De la demás tropa como dijera doña Lupe, ni son pez ni son mar, los Torres, dicen que por ahí han andado y Miguel Treviño pronto abandonó el barco bronco sin alcanzar calificación.

A Manuel González se le guisa aparte.  Es el brazo derecho y es una pata en una mesa que tiene tres, deshacerte de una es verla por los suelos y existe la posibilidad que le brinde Heliodoro la oportunidad de sobresaliente en el cartel futuro.

Dejamos al último la comunicación, tanto externa como interna, tal vez es el momento de decirle a Rentería hasta luego, porque se requiere sangre fresca no contaminada y se ocupa un periodista, no un publicista que dé a conocer lo que realmente ha hecho el gobierno de Heliodoro.   Es tiempo de poner una pausa en el camino y luego no digan que no se los dije y andársela mentando.                                [email protected] 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/otono-muere-en-primavera
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo