Google-play App-store
Monterrey N.L.

Párate o te tiro andando

Minuto
Por CHAVA PORTILLO







Más allá de la escena de una película del padrino en el zócalo de Cuernavaca Morelos se puede concluir en tres aspectos importantes como: la miserable cantidad que le pagaron a Maximiliano X como suele obligar la justicia que le llamen a los presuntos asesinos así sean atrapados in fraganti, el origen del arma homicida y el verdadero fondo de la mano que mece la cuna de la balacera donde mataron a dos personas supuestamente inocentes líderes del cetemio.

Antes de aclarar debemos recordarle que en este mismo espacio pero hace meses criticando la estupidez kafkiana de los Morelenses de haber sufragado por un mamarracho futbolista como Cuauhtémoc Blanco, les dije: “no quiero decirles se los dije, pero al paso del tiempo les voy a decir se los dije” porque no era posible que después de haber tenido que soportar la desastrosa administración como alcalde de Cuernavaca haya tenido la osadía de buscar la gubernatura y con mucha pena…lo logró.

Cinco mil pesos fue la tarifa del pistolero para cegar dos vidas que entre otras cosas ya había estado preso por asalto a mano armada, robo con violencia y puesto en libertad por la razón que ya todos conocemos; la frágil, deshonesta y corrupta administración de justicia en todo el país.

El arma Glock calibre 9 mm, una pistola de características no muy comunes, que suelen usarla solo dos tipos de personajes: o mafiosos que desean hacer daño, o policías que también andan haciendo daños, pero lo más destacable es que pertenece a la corporación policiaca de Morelos, dejando en claro que el asesino es cómplice de un bato que se robó el arma y se la facilitó para sus quehaceres.

Un teléfono celular sustraído del homicida guardaba varios mensajes incriminatorios que ordenaban asesinar a Roberto Castrejón y a Jesús García, curiosamente enemigos del badulaque gobernador de Morelos que “compungido” en una conferencia de prensa junto con su administrador de justicia salían a decir que estaban enojados pero que no sabían absolutamente nada del homicidio.  ¡Haya cosa!

Hasta ahí el entuerto y los generales.   ¿Quién ordenó matar por cinco mil baros a este par de sujetos por cierto cetemistas que estaban en contra del gobernador?

El dedo flamígero de la justicia indica al futbolista que carece de moral, principios y todo dejo de honestidad siendo un bato que siempre ha tomado la vida como eran sus manifestaciones y fantasías en el campo de juego, importamadrista, irreverente y cínico como cuando fue a mear como perro una banderola de corner para burlarse del contendiente, o como en el anonimato cobarde golpeó a David Faitelson sacando una mano por una ventana para propinarle un golpe en la cabeza sin que éste se diera cuenta.  Ese es el mentecato gobernador de Morelos.

Pero esto va más allá, porque este mamarracho de Tepito, arrabalero y corriente deberá  investigar si es que no fue él, quién ordenó la matanza, aunque todo indica que sí, tiene mucho que ver ante la insistencia del hacedor de la 4ª. Transformación y su socio cómplice Napoleón Gómez Urrutia de desaparecer toda central así sea CTM, CROC o CNC que no comulgue con los ideales de su nuevo sindicato internacional nacido en el seno de los gambusinos y mineros, si no, pal baile vamos, que tanto estamos lejos para definir el contubernio.    MENUDENCIAS: por un error involuntario ayer les platicaba que Fernando Canales había remodelado el anfiteatro del Hospital Civil y craso error, el Benjas Clariond me escribió y me hizo ver el mayúsculo desatino. ¡Te debo una Benjamín!

[email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/parate-o-te-tiro-andando
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo