Google-play App-store
Monterrey N.L.

Terminó el compló

Minuto 
Por CHAVA PORTILLO







Entre culminación y buenos deseos ayer por fin sucedió el momento anhelado luego de diez y ocho largos años que un tozudo y terco tabasqueño emprendió para que todos vayan desapareciendo el vocablo de imposible en la cosecha de milagrería como recita el vate López Méndez.

Andrés Manuel el peje ayer cumplió su deseo de convertirse en Presidente de México y a partir del primer día de diciembre no existirá un mexicano congruente que no le deseé el beneplácito y las mejores intenciones con el eterno sonsonete, si le va bien al lagarto, nos va bien a todos y no nos queda de otra que evocar a Heliodoro, a jalar, que se ocupa.

En el fiel de la balanza tendríamos que poner las pocas malas decisiones, las muchas que se convierten en deseos generosos y las indeseables que esperemos y desearemos que se desvanezcan.    Las pésimas, como la incomprensible reactivación del bandido líder minero Napoleón Gómez Urrutia para bendecirlo con el fuero para que se borre de un plumazo para siempre sus chicanadas; la sociedad con la hoy ex presidiaria Elba Esther Gordillo, la amnistía a los pillos y otras tantas necedades que después de verlo ascender al poder no podemos exclamar otra cosa que reconocer que…tenía razón.   Ante la victoria, ¡no hay argumentos!

Las buenas intenciones serán su distintivo porque hasta ahora pocos saben si su diferente forma de interpretar las cosas nos hace elucubrar que ojalá no vaya a salirnos el lagarto como el mandilón de las botas.

La desaparición del vituperado Estado Mayor Presidencial es una decisión que elogiamos pero aún no es fecha que podamos aplaudir porque no sabemos si va a funcionar, ya ve usted como ayer en Ciudad Juárez por poco y se tira la manteca cuando un anciano que reclama la desaparición de su hija seguido por otra señora con las mismas exigencias treparon al estrado y solo aparecieron un par de guarurasdisfrazados aplacando a los rijosos. 

Pero no me va usted a decir que contrastando con eso la foto que le dio vuelta al mundo es la gaviota fotografiada por el periodista Paco Cobos cenando en un restaurante en Paríscon sus plumíferas hijas, Peña Nieto apeándose del fantástico TP 01 que no quiso vender, mientras el peje descendía de un Viva Aerobús cargando su modesta red donde llevaba el itacate.    ¡Bien por Andrés Manuel! Hasta imaginamos que estábamos soñando.

Tampoco sabemos hasta cuando se le agotará la paciencia que los compañeros de la prensa “secuestren” al carro presidencial cerrando el paso además queriéndole picar la cresta intentando amarrar navajas que si va a saludar al cerillín, Ricardín, canallín a lo que respondió….amor y paz, abrazos, no balazos.

Menos sabemos si la decisión de entrometerse en la vida exclusiva, cívica y democrática de los Estados vía una embajadora metiche e inconstitucional, sea una medida inteligente, sana y perdurable y más nos sorprendería para ponerle la cereza al pastel que dijera…perdón tenían razón, va para atrás la decisión, respetaré la autonomía de los Estados. Toma lagañoso un taco, hasta yo que no voté por el lagarto, me quitaría el sombrero, hago caravana y me pongo de pie para aplaudirle.     

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/termino-el-complo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo