Google-play App-store
Monterrey N.L.

Últimos capítulos de la novela

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






Todo parece que el culebrón novelero que se escribió en torno al incremento en las tarifas en el transporte público está llegando a su final y como toda historia, el remate no dejará a todos totalmente felices por ser diferentes los deseos de los tres factores que forman este amasijo.

Por un lado los concesionarios o permisionarios, en la otra esquina el usuario que paga por un mal servicio y por el otro lado el gobierno que debe actuar como mediador cauteloso porque tan malo es que se cargue para el lado de los poderosos transportistas aceptando el aumento que exigen, como tan malo es cantearse para el lado de los pobres ciudadanos que veinte centavos se les convierte en una carga insoportable.

Existe una metáfora que habla de la actuación de papá gobierno, es como tener una paloma en la mano, si la aprieta mucho, se ahoga, si le afloja de más, se escapa.  En pocas palabras tiene que estar: dando y tomando, aflojando y apretando para mantenerla viva.

Los pulpos camioneros en algo les asiste la razón; se ha incrementado el combustible, la refacción, los salarios, los insumos, los intereses que los dueños del dinero esquilman por financiar nuevas unidades y el precio final de las unidades que al renovar el parque vehicular obligado por las exigencias deberán desembolsar una cantidad mucho mayor.

Por otra parte está Juan ciudadano que su percepción monetaria no alcanza a incrementarse en la proporción que lo hacen los precios convirtiéndose en inalcanzables poniendo el ejemplo de la señora que presento Gregorio Martínez en su noticiario que viviendo en Zuazua N.L. y teniendo dos hijos tenía que chutarse 17.oo por tres pasajes asciende a 51.oo de ida más otro tanto de regreso suman ciento dos pesos para acercarse a San Nicolás, agregando el transporte a la llegada final y percibiendo su esposo mil quinientos pesos por semana nos arroja una cuenta de seiscientos pesos que es casi el 50% de su salario.

Haiga sido quién haiga sido, la propuesta presentada ante el H. Congreso por parte de Manuel González para buscar la autorización de endeudamiento es parte de una solución y considero inteligente y versátil dejando la pelota en terreno de los concesionarios, ya que deben recordar los operadores de las líneas de camiones que si no se ha eficientado su servicio haciéndolo más rentable deberán ir pensando en retirarse del negocio.

Hay que considerar que tanto permisionarios como concesionarios trabajan bajo un esquema que puede darse por terminado y casualmente por ser un servicio social en caso de no querer entender el procedimiento se daría por terminado el convenio llegando la REQUISA sin derecho a la figura del amparo y si papá gobierno quiere adoptar un papel de verdugo expropiaría los activos fijos de las líneas camioneras para operarlas de manera oficial.  Así de sencillo.

Así es que señores trasportistas no la hagan de tos y póngase a dialogar con mesura y cordialidad porque en el último de los casos la intención de Jaime Rodríguez comprándoles las unidades a precio de mercado es una postura demasiado bonachona en buena lid, así es que no le hagan confianza al cura que está capón, porque debajo de la sotana trae tremendo macanón.  Flojitos y cooperando. [email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/ultimos-capitulos-de-la-novela
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo