Google-play App-store
Monterrey N.L.

Velorio y entierro

Minuto
Por CHAVA PORTILLO







Las exequias políticas de los partidos son tan evidentes que ni caso tiene publicar las esquelas con el pregonero del pueblo que acostumbra gritonear en el kiosco de la plaza de armas que auras y zopilotes se alistan para darse un atracón.

La enfermedad viral que acabó con la existencia de los organismos políticos federados es el partido Morena y su dueño comandante que aprovechando el hartazgo y decepción de Juan ciudadano acabó no tan solo con los setenta años de corrupción priista, también pulverizó la ideología panadera del ranchero de las botas y el hombre de los tequilas añejados.

La oportunidad que le dio la historia al partido Acción Nacional en las manos de Vicente el pobre ranchero de Guanajuato que no pudo gobernar a la diminuta Marta, menos iba a poder manejar un país completo la desaprovechó como también lo hizo Felipe Calderón que por su padecimiento de alcoholismo aun teniendo a la después pretensa candidata Margarita Zavala, que juntos como buena pareja hoy sufren el destierro color celeste.

Andrés Manuel acabó con el cuadro porque se comió la caña y el elote, sin dejar tan siquiera el rastrojo del que comúnmente los puercos hacen asepsia en las labores donde se trilla la cosecha, luego de haber pasado la empacadora morena, que dejó limpia la parcela.

En el campo de batalla nomás los recuerdos quedan de organismos políticos que ayer fueron punto de partida, un tricolor que escupía por un colmillo donde monstruos como Manlio Fabio, Emilio Gamboa o momias disecadas como Fidel Velázquez o la güera Rodríguez Alcaine hacía del vodevil político su historia y camposanto.

Ni una hoja del árbol se meneaba sin el permiso de los feudales que durante setenta años manejaron a placer el destino de este México del vate López Méndez, el que escribe su nombre con la x que algo tiene de cruz y de calvario.

Hoy solo hay un color que es morado y su razón social es el de morena con su dueño y flamante propietario, además de presidente del país, cancela aeropuertos y construye trenecitos sin concurso además de fabricante de organismos policiales que aún no figuran en la carta magna y ya le asignan presupuesto.

Todos los mexicanos deseamos que a López Obrador le vaya bien porque si a badulaques con el apoyo desmedido nos fue como el rosario de Amozoc, ¿que podríamos ganar si le apostamos a la contra?

Los partidos políticos están al borde del abismo y no se mira por donde puedan escaparse, salvo que naciera un Che Guevara guerrillero con una mejor oferta más honesta.  Falta solamente irnos por regiones, colonias o distritos amalgamando esfuerzos entre muchos creando nuevos partidos y otras ilusiones a lo mejor independiente y no hacer payasadas como la de la elección de Monterrey, donde todos salieron embarrados.     [email protected]



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/minuto/velorio-y-entierro
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo