Google-play App-store
Monterrey N.L.

Más caro el caldo…

Punto De Inflexión
Por Enrique Martínez y Morales







La medicina y la economía guardan grandes similitudes. Cuando un paciente enferma se le suministra un medicamento para combatir el mal, que regularmente genera efectos secundarios que no pueden ignorarse. Entre más fuerte el medicamento, mayor el riesgo de romper el equilibrio físico y generar daños colaterales.


En el contexto de las políticas públicas y económicas pasa un fenómeno parecido. Existen infinidad de ejemplos: Una política recaudatoria decimonónica forjó la fisionomía actual de Nueva Orleans (casas con forma de “joroba de camello”), al cobrar impuestos según el número de plantas en la fachada. Lo mismo sucede en Londres, cuyo aspecto lúgubre es cortesía de una medida similar, pero basada en el número de ventanas de las residencias.


Uno de los casos más patéticos de efectos secundarios nocivos fue la aplicación de la política de un solo hijo en China, instituida en 1979. En principio sonaba como una medida lógica y perfectamente entendible para el país más poblado del mundo. El problema fue cómo la implementaron y sus consecuencias.


Para un matrimonio chino un varón significaba un activo laboral de vital importancia, aportante en el ingreso familiar y garantía de subsistencia en su vejez; en cambio, una niña representaba una dote que pagar. Y como la medida les permitía engendrar sólo una vez, las parejas chinas prefirieron tener niños.


Aunque la medida se relajó en 2015, sus efectos secundarios no se pueden desdeñar ni minimizar. En China ahora hay muchos más hombres que mujeres, por lo cual más de 40 millones de varones menores de 39 años no tienen, o no tendrán pareja. Lo peor del caso es cómo se llegó a este desequilibrio: innumerables infanticidios femeninos, abandono de niñas, abortos selectivos forzados, esterilizaciones masivas y millones de niñas “invisibles” (sin identidad) que nunca registraron sus papás por temor a las severas sanciones.


Por si fuera poco, en pocas décadas los adultos mayores jubilados sobrepasarán, por mucho, a los jóvenes productivos, haciendo inviables los sistemas pensionarios. Sin embargo, aducen las autoridades, la aplicación de esa política redujo el crecimiento poblacional en 400 millones de nacimientos. Quizá sea cierto, pero, ¿valió la pena pagar el costo?


Los efectos secundarios de una política pública siempre deben ser cuidadosamente ponderados antes de ponerla en práctica: el paciente debe ser exhaustivamente valorado, de otra forma, por curar un mal se podrían crear otros peores y, de seguro, como reza el adagio popular, saldrá más caro el caldo que las albóndigas.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/punto-de-inflexion/mas-caro-el-caldo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo