Google-play App-store
Monterrey N.L.

Un “cochinito” para nuestros hijos

Punto De Inflexión
Por Enrique Martínez y Morales







Hace algunos años, mientras recorría una colonia con la cachucha de candidato a legislador, se acercó una señora en busca de ayuda económica. Le pregunté por su situación, pensando en algún tema de salud o desempleo. Para mi sorpresa, su respuesta fue: “Es que me saqué la lotería”.


En efecto, con unos cuantos cachitos le había pegado “al gordo”. Se pagó unas fastuosas vacaciones y organizó una fiesta de ensueño a su hija quinceañera. Ahora el SAT la estaba requiriendo para cubrir la contribución sobre ese ingreso recibido, y nada más no tenía de dónde.


Nuestra sociedad carece de una verdadera cultura financiera. Recientemente, la CNBV y el INEGI presentaron los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, parte vital para cerrar el círculo virtuoso de la democratización financiera. Se han logrado grandes avances, pero siguen existiendo importantes áreas de oportunidad.


Veamos algunos números. En los últimos 6 años, mientras la población adulta creció 12%, la incluida financieramente creció tres veces más: 37%. Sin embargo, 32% de los adultos siguen sin tener una sola cuenta bancaria o de ahorro, un crédito o un seguro.


Cada quincena es común ver interminables filas en los cajeros o sucursales bancarias, aún cuando casi todos los pagos se pueden realizar ya con el plástico. Esa obsesión por traer los billetes en la bolsa genera que el 90% de las transacciones se realicen en efectivo, con los riesgos de seguridad y las afectaciones a la economía que eso conlleva, como es la eliminación del efecto multiplicador del dinero.


Además, reduciendo el circulante de la economía, disminuirían inexorablemente la corrupción, el comercio ilegal y la informalidad.


El gobierno ha sido gran impulsor de las cuentas bancarias. 6.5 millones de éstas se abrieron en los últimos 5 años como condición para recibir apoyos. De ellas, 80% tuvo como titular a una mujer, reduciendo la brecha de género a sólo 3 puntos porcentuales de los 11 que había en el 2102.


En cuanto a planeación financiera, los números no son halagüeños: en 2018, 42% de la población gastó más de lo ingresado en cuando menos un mes, y sólo 30% hace comparaciones antes de decidirse por algún producto financiero.


Queda mucho por hacer para lograr una plena democratización financiera. El gobierno y la academia llevan su parte, pero es tarea de todos. Empecemos por regalarles un “cochinito” a nuestros hijos, llevarlos a abrir su primera cuenta y ponerles el ejemplo del ahorro.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/punto-de-inflexion/un-cochinito-para-nuestros-hijos
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo