Google-play App-store
Monterrey N.L.

Todo empezó en los 60

Para el que aún no lo sepa yo soy creativa publicitaría, aunque con la crisis en mi país no he podido demostrar mucho lo que valgo, pero claro está que en consecuencia una serie como “Mad Men” me vuelve loca. Una obra maestra basada en la importante agencia de publicidad estadounidense, “Sterling Cooper Draper & Pryce Advertising”, en los años 60, época de plena ebullición de la industria.

Tenemos una década muy concurrida de hechos históricos, disponemos de una empresa de una de las profesiones con más glamour del momento y contamos con un misterioso ejecutivo con gran talento, Donald Draper. Con todos estos ingredientes se ha logrado una magnifica producción, que ocupa el “top-ten” de las mejores series de la historia de la televisión, en la que se intenta conciliar el éxito que te da vender esperanza y sueños a los ciudadanos con la vida y sus problemas, los cuales empeoras si tienes un pasado con muchos secretos.

En esta sexta temporada nos encontramos con un Draper silencioso, que no suelta palabra durante varios minutos en el primer episodio, según el director: “La correlación entre Jon y Don Draper llega al 100%. Pero, afortunadamente para nosotros, ocurre en un plató con una red de salvamento, y podemos decir ‘corten’”. Sin embargo, no es el único protagonista de la historia, aunque si el pilar fundamental, ya que también tenemos a una Peggy Olsen que ha pasado de ser una redactora pardilla con mucho por aprender a ser tan espabilada que sabe aprovechar las oportunidades cuando se le presentan; la segunda mujer de Don, Megan Calvet, sigue siendo joven, preciosa y poco a poco famosa con sus papeles en televisión, lo que le hace cada vez más egoísta y ciega de la realidad que la rodea en este supuesto idílico matrimonio; algunos no cambian y siguen tan capullos y puteros como el ejecutivo de cuentas Peter Dyckman Campbell o la malhumorada Joan Holloway… A todos ellos la trama enreda sus caminos y acontecimientos como la muerte de Martin Luther King, entre otros, influyen en sus vidas, de una manera u otra.

Después de ocho años de rodaje y seis temporadas en antena, lo único que su creador, productor, guionista y a veces director asegura es que esta es la penúltima entrega. Así que antes de que estas mentes creativas, dentro y fuera de la pantalla, echen el cierre seguiremos  sus pasos sin olvidar su lema: "No importa lo que seas. Lo importante es cómo lo vendas".


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/sin-anuncios/todo-empezo-en-los-60
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo